El juicio por el caso Emarsa se aplaza hasta el dos de mayo

Las defensas de cinco de los acusados ha solicitado el aplazamiento para poder estudiar los más 200.000 folios de la causa

El juicio por el saqueo de la depuradora de Pinedo que debería haber comenzado hoy, ha sufrido un aplazamiento hasta el mes de mayo. El juez ha aceptado la solicitud de las defensas de cinco de los acusados de posponer el juicio que se reanudará el próximo dos de mayo.

Un total de veinticinco personas se sientan en el banquillo de los acusados por el supuesto desvío de más de 20 millones de euros de la empresa pública que gestionaba la depuradora de Pinedo (Valencia), cuyo juicio ha comenzado hoy en la sección primera de la Audiencia tras más de seis años de investigación.

Entre los acusados figuran exdirectivos de Emarsa, de Emshi (Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos), de Epsar (Entidad Pública de Saneamientos Residuales) así como varios empresarios, mientras que los delitos que se juzgan son los de malversación de caudales públicos, cohecho, blanqueo, prevaricación y falsedad.

Las defensas de cinco de los acusados han pedido la suspensión al no disponer de tiempo material de preparar la causa, un hecho que vulneraria, en opinión de los letrados,el derecho a la defensa al haber sido asignados de oficio y no haber tenido más que 24 días para estudiar los 200.000 folios de la causa, con 185 tomos y una instrucción de siete años. La petición la han formulado parte de las defensas del ex gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, José Ramón Cuesta, José Luis Sena, Enrique Arnal y Jorge Ignacio Roca Samper, el empresario de los lodos que se fugó a Moldavia.

Ante esta demanda, tanto la Fiscalía como la Abogacía de la Generalitat como las acusaciones popular y particular, han señalado que no les parecía razonable una suspensión sine die en un proceso del que han considerado que “no acepta más demora” y han señalado que la petición de suspensión en el último momento tiene un “claro síntoma dilatorio”. Sin embargo, sí que se han mostrado favorables a la posibilidad de un “breve aplazamiento” para que los letrados de oficio pudieran preparar la defensa.

Finalmente ha aceptado el juez la petición y ha considerado la propuesta de un aplazamiento tras una hora de receso. Con esta decisión, el juicio que empezaba hoy se suspende hasta el dos de mayo, una posición que también ha sido aceptada por parte de a defensa del resto de los acusados para que los abogados de oficio pudieran ejercer el derecho a la defensa.

El juez ha explicado que el aplazamiento producirá cambios en el calendario previsto, aunque se intentará mantener la esencia del que se había hecho público y que se prolongaba hasta el mes de octubre.

Durante las cuestiones previas, además de pedir la suspensión del juicio, el abogado de José Ignacio Roca Semper ha reclamado la libertad provisional para su cliente que se encuentra en prisión desde marzo del año pasado tras ser extraditado por la Policía de Moldavia. Según ha señalado, Roca es el único acusado en prisión, algo que ha considerado “desproporcionado”, además de sugerir que al estar en la cárcel la defensa no va a ser igual de efectiva por problemas de comunicación. Además, ha indicado que el hecho de acudir al juzgado esposado y escoltado por dos policías puede influir a la hora de reconocer a Roca por parte de los testigos.

Para el letrado del empresario de los lodos que presuntamente triplicaba el coste real del tratamiento de los residuos interponiendo sociedades de forma artificial,  huyó a Moldavia porque recibía amenazas “de personas y entes que no están en la causa”. Roca estuvo en busca y captura durante años, hasta que fue detenido en 2015 en Moldavia, donde vivía bajo una identidad falsa Botnari Gheorgii Alexandr. Este hecho es precisamente uno de los motivos que esgrimen las acusaciones para oponerse a la petición de la defensa de libertad provisional.

La fiscal ha recordado que Roca tiene tres causas pendientes y una pulsera telemática no es garantía para asegurar la presencia del empresario en los juicios ya que, según ha explicado, no cuenta con “arraigo en el territorio” y es conocedor de cómo fugarse de la justicia. Respecto a las amenazas, las acusaciones han indicado que era un elemento novedoso que no se había señalado en anteriores declaraciones por lo que no le han dado crédito. Tampoco la queja del abogado de Roca sobre las complicaciones a la hora de llevar la defensa ya que como ha señalado la fiscal “no se encuentra incomunicado”. Ante esto, el juez ha añadido que la sala adoptará una postura al respecto en una decisión aparte.

print

Se el primero en comentar on "El juicio por el caso Emarsa se aplaza hasta el dos de mayo"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*