Parchis
Valencia

Delax, la fábrica de colchones valenciana que levanta pasiones en Europa

Una delegación de cuatro agencias europeas de innovación visitan esta semana la empresa de La Ribera como ejemplo de caso de éxito

Delax es en aparencia, una pyme que fabrica colchones, pero que en realidad, en solo diez años de recorrido han creado una estructura más propia de una empresa farmacéutica puntera, con inversiones en I+D+i que rozan el 10% de su facturación anual.

La empresa valenciana Grupo Delax nació en L’Alcudia hace diez años. A los cinco se dieron cuenta de que necesitaban aportar al mercado algo más que colchones de calidad y fue entonces cuando su misión como empresa viró del descanso confortable, al descanso saludable.

El primer paso fue trabajar con centros tecnológicos españoles, como el IBV, AITEX y AIMPLAS, entre otros. Finalmente, primando criterios de agilidad y exclusividad, decidieron crear un laboratorio propio de I+D, con seis líneas de I+D: pediatría y sueño, nanotecnología aplicada al descanso, trastornos del sueño y su prevención, deporte y recuperación, trastornos musculoesqueléticos y sueño y cronobiología.

Son algunas de las razones por las cuales una delegación de cuatro agencias europeas de innovación han visitado, de la mano de IVACE, las instalaciones de Grupo Delax, para conocer en primera persona los procesos de trabajo y la trayectoria meteórica que han situado a esta empresa valenciana como referente en su sector.

Así, han podido conocer de primera mano los proyectos que desarrolla la empresa con financiación propia y también pública. Los más notables son BabyCareSleep y BabyKeeper, para la reducción de la muerte súbita del lactante; Urbanrec, destinado al reciclaje de colchones de poliuretano; la concesión de la Beca Torres Quevedo para aplicar nanotecnología a los colchones; MiningCor, programa destinado a crear colchones bio-inteligentes para la medicina de precisión; Silent Sleep, que trabaja en la reducción de los ronquidos; y Gravity Sport, colchón creado pensando en las necesidades de los deportistas de fondo.

Todo este desarrollo ha requerido una inversión constante que supera los 400.000 euros anuales, lo que supone cerca de un 10% de su facturación anual, una cifra que en el sector raramente alcanza el 1% de media.

Esta trayectoria ha hecho que entidades como IVACE vean en Grupo Delax, un caso de éxito inspirador, y por ello la pongan como ejemplo en el programa SEIMED, creado por la Comisión Europea para favorecer el networking entre empresas y centros de I+D.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario