Lo del Valencia C.F.

Vicente Torres

Después de leer a Manuel Huerta, me apetece aportar mi ‘granito de arena’; no sé cómo le sentará. Tampoco sé si al relatar los hechos respetaré la cronología en que sucedieron, pero realmente no creo que esto sea importante. Manos a la obra:

– Hubo un jugador del Valencia que tuvo que jugar un partido al mismo tiempo que operaban a vida o muerte un hijo suyo.

– Este jugador fue traspasado luego, por una importante cantidad de dinero, a otro club. Los aficionados no le perdonaron que se fuera y le llamaban pesetero cada vez que venía a jugar con su nuevo club a Valencia.

– Esos mismos aficionados que le llamaban pesetero hicieron cola para venderle sus acciones a Paco Roig cuando éste ofreció por ellas un poco más de lo que les había costado.

– Ya en manos de un solo accionista, el club recibió trato de favor del ayuntamiento, que le cedió un solar previsto para otros usos y recalificó el actual Mestalla, para que se puedan construir edificios de viviendas en él.

O sea, todos los valencianos, aficionados al fútbol o no, hemos hecho un sacrificio, que seguramente no es el único, en beneficio de un club de fútbol que es una sociedad anónima. Dos barrios de Valencia han sido desgraciados por este motivo.

El club de fútbol, ya en manos de un propietario, pidió unos préstamos a Bancaja y por lo visto obtuvo el aval del ayuntamiento o de la Generalidad. En algunas oficinas de Bancaja aparecieron unas pintadas en las que ponía que el club es un sentimiento y no un negocio y se instaba a la entidad bancaria a perdonar el préstamo, o sea, que lo tendríamos que haber pagado entre todos.

Los seguidores del Valencia CF deberían recomprar las acciones y hacerse cargo de todo y liberarnos a los ciudadanos normales, o sea, no enloquecidos con el fútbol, de tan tremenda carga.

Se el primero en comentar on "Lo del Valencia C.F."

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*