Valencia

3-0. Diferencias abismales

El Atlético sacó al Valencia del partido a base de de intensidad, anticipación y resolución

MH.- El Atlético de Madrid sacó pronto del partido al Valencia, utilizando sus mejores armas y de las que ya advertía Voro en la víspera: concentración, intensidad y una gran resolución arriba en base a la gran calidad de sus atacantes. Una diferencia abismal entre un equipo y otro, tanta como la de este Valencia y el que se impuso al Madrid hace 15 días.

Cierto es que el Atlético, hoy por hoy, es un equipo infinitamente superior táctica y técnicamente al Valencia. Pero también ocurrió que hubieron varias desconexiones antes con antes de jugadores clave en el cuadro de Mestalla. Parejo se marchó del choque en los primeros compases, lento y desangelado, como sin ganas. Enzo Pérez deambuló en busca de sombras y no pudo ni supo parar las transiciones contrarias. Orellana impreciso siempre y fallón en la entrega, Munir desaparecido en combate y Garay que pareció que nunca ha visto jugar a Griezmann para saber que no podía darle ni un solo metro. Demasiadas ventajas.

El equipo de Simeone jugó a placer desde el 1-0, cediendo la posesión al Valencia y dejando que la inoperancia creativa de los de Voro se diluyera en su tela de araña. Con Parejo en modo off, Gabi, Koke y Saúl se bastaron para romper todo el juego de creación que intentaban una y otra vez Orellana o Carlos Soler. Solo en los primeros compases, un bullicioso Simone Zaza apareció para inquietar algo a los centrales rojiblancos. Pero ni cosquillas les hizo. Oblak estaba helado, sin que le llegara una sola bola en todo el primer tiempo.

Dos balones robados, el primero por Koke (m.9′), el segundo por Luiz Felipe (m.45′), acabaron en sendos servicios para Griezmann y Gameiro que certificaron su enorme capacidad para definir con dos zarpazos precisos a la red. A vestuarios con un 2-0 en contra, presagiaba mal rollo para lo de Voro.

Y así fue. Simeone se dio cuenta de la inocencia vulgar del Valencia y le cedió el esférico. Y ahí se notó todavía más la diferencia entre un equipo cuajado, con automatismos tan asimilados como para apenas tener que esforzarse ante un sparring con guantes de papel de inodoro. Sin fisuras, cortando con cuantas faltas eran necesarias las transiciones valencianistas, los del Manzanares fueron dejando pasar los minutos para rematar al rival, aprovechando Gaitán la dejadez de Cancelo para lanzar, con algo de suerte a Griezmann, que no iba a perdonar, a la espalda de Garay, para hacer el tercero. Este es el Valencia de Peter Lim, un equipo pobre, disminuído y sin mentalidad de equipo grande. Triste final y partido para olvidar. Tampoco es nuestra liga y visto lo visto, tardará en serlo.

Datos del partido.-

Atlético de Madrid: Oblak, Vrsaljko, Savic, Lucas, Filipe Luis, Saúl, Gabi, Koke, Carrasco (Thomas, m. 77), Griezmann (Correa, m. 85) y Gameiro (Gaitán, m. 71).

Valencia CF: Diego Alves, Joao Cancelo, Garay, Mangala, Gayà, Enzo Pérez Santi Mina, m. 67), Dani Parejo, Carlos Soler, Orellana, Munir (Bakkali, m. 67) y Zaza.

Goles: 1-0: M. 9: Griezmann. 2-0- M. 48: Gameiro. 3-0- M. 83: Griezmann.

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Amonestó a Carrasco del Atlético de Madrid, y a Enzo Pérez y Santi Mina del Valencia CF

Partido de la vigesimoquinta jornada de Liga, disputado en el estadio Vicente Calderón. Presencia incrédula de seguidores del Valencia CF en las gradas.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario