Parchis
Valencia

Ferri: ‘Las charlas de padres católicos provocan suicidios en los jóvenes que no se sienten felices’

El portavoz de Compromís en Les Corts acusa a los padres católicos de los colegios concertados

Manuel Huerta.- A propósito de la campaña de la plataforma HazteOir que pretende visualizar el adoctrinamiento sexual en las aulas y niega la transexualidad bajo el lema “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen” y su autobús reivindicativo, bloqueado en Madrid, el portavoz de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, ha aprovechado para lanzar uno de los habituales ataques de su grupo a la enseñanza concertada, a la iglesia y a los católicos.

En su sectaria opinión, esta nueva norma es muy importante “visto lo que está ocurriendo en algunos colegios concertados, donde se están produciendo charlas de padres católicos diciendo que la ley quiere acabar con la neutralidad de la sociedad” en la asignación de género.

Además, el disparate del diputado llega a cuenta del proyecto de Ley Integral del Reconocimiento a la Identidad y la Expresión de Género -la conocida como “ley Trans”- que se presentará la próxima semana en Les Corts Valencianes, aduciendo que  su utilidad servirá además para “acabar con ese bus que está paseándose por España”, para vocear a continuación que “declaraciones como estas, buses como estos, charlas de los padres y madres católicos en algunos colegios concertados son las que después provocan suicidios de jóvenes que no se sienten felices. Precisamente la ley viene a cambiar esos suicidios debidos a otras personas que no saben respetar su identidad”.

Al colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Lambda), le ha faltado tiempo para sumarse a la declaración de Ferri, calificando de “intolerable” la propagación de mensajes transfóbicos “que incitan claramente el odio y fomentan la discriminación hacia uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad, las personas trans, y que en ningún caso pueden ampararse en el derecho a la libertad de expresión”.

Y claro, al alcalde Ribó le ha venido bien el asunto del autobús para volver a convertir el balcón del Ayuntamiento de Valencia en su terraza particular para apoyar la coacción a la plataforma HazteOir y de paso, apoyar las burradas del síndico de su partido en Corts, colgando de la balaustrada la enseña del orgullo gay.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario