Cultura

‘Moonlight’, mejor película en los Oscar

Warren Beatty y Faye Dunaway se equivocan al leer el Ganador a la Mejor Película

La película Moonlight ha arrebatado en un final surrealista el Oscar de mejor película a La la land, triunfadora de la noche en número de estatuillas con seis. En un error histórico, lo encargados de entregar el premio de mejor película, Warren Beatty y Faye Dunaway, se han equivocado al leer el sobre y han dado como ganadora a La la land y, cuando los productores de la cinta llevaba unos minutos agradeciendo el premio acompañados por todo el equipo de la película, Beatty, sobre en mano, ha dicho que había habido un error y que el premio era para Moonlight, generando una confusión generalizada.

“No es una broma, Moonlight ha ganado el Oscar a mejor película”, ha tenido que decir uno de los productores de La la land para acto seguido devolver la estatuilla a sus competidores, mientras Warren Beatty corría enseñando a propios y extraños el sobre con el nombre de Moonlight y se justificaba diciendo que en la tarjeta que había recibido incialmente ponía el nombre de Emma Stone -ganadora del premio anterior a mejor actriz-. “Sabía que la iba a cagar”, ha concluido poniendo la nota de humor el presentador de la gala, Jimmy Kimmel.

“Al diablo con los sueños porque esto es realidad”, ha acertado a decir Barry Jenkins, director de Moonlight, al subir a por su estatuilla de mejor película, poco después de haber logrado la de guion adaptado.

Moonlight, que había sido la gran triunfadora la noche anterior en los premios Spirit del cine independiente, se ha llevado tres Oscar de ocho nominaciones: el de película, el de mejor actor secundario para el actor afroamericano y musulmán Mahershala Ali y el de mejor guion adaptado para Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney, autor de este drama sobre un chico negro gay que originalmente era una obra de teatro.

El musical de Damien Chazelle, por su parte, se ha hecho con los Oscar a mejor director, mejor actriz, músical original, mejor canción (“City of Stars”), fotografía y diseño de producción.

Y dos Oscar de seis posibles se han llevado Manchester frente al mar (mejor actor para Cassey Affleck y el de mejor guion original, para su también director, Kenneth Lonergan) y Hasta el último hombre, de Mel Gibson (mejor montaje y montaje de sonido). Con uno se ha quedado Fences (mejor actriz secundaria) y La llegada (mejor edición de sonido), la que podría considerarse la gran perdedora pues era, con ocho nominaciones, la segunda cinta más nominada. De vacío se han ido Lion, Comancheria y Figuras ocultas.

Gana la diversidad racial

Los tres premios de Moonlight, más los de mejor actriz secundaria para Viola Davis y el de mejor documental para O.J. Made in America han convertido la gala de los Oscar 2017 en los de mayor número de triunfadores de raza negra y de la redención de los #OscarSoWhite.

El premio a mejor actor secundario, el primero en entregarse, ha sido, como se esperaba, para el afroamericano y musulmán Mahershala Ali por Moonlight, que se ha impuesto a Jeff Bridges, Dev Patel, Lucas Hedges y Michael Shannon. Ali, que ha recogido su primer Oscar con el público puesto en pie, ha recordado a aquellos profesores que le recordaban que debía estar “al servicio de la historia y de los personajes” y al resto del equipo de la película, además de a su mujer, con la que acaba de ser padre hace cuatro días.

Y otra actriz afroamericana ha recogido el de mejor actriz secundaria, Viola Davis, que se hace por fin con el Oscar gracias a Fences en la que era su tercera nominación (La duda y Criadas y señoras). En un discurso muy emotivo, que ha acabado entre lágrimas, Davis se ha acordado de todas las personas de “enorme potencial” que no han podido cumplir sus sueños y ha destacado que la de artista es “la única profesión que celebra lo que quiere decir vivir la vida”. “¡Oh, capitán, mi capitán!”, ha dicho la actriz de Carolina del Sur para agradecer a su director y compañero en Fences, Denzel Washington, y al fallecido August Wilson, adaptador del guion y autor de la obra de teatro original con la que la actriz también se llevó el Tony en Broadway.

El Oscar a mejor documental ha sido para O.J.: Made in America (O.J.: Hecho en América), un documental poco convencional ya que dura siete horas y se ha emitido en forma de serie televisiva sobre el juicio a O.J. Simpsons. Su director ha dedicado el premio a las “víctimas de la violencia policial”.

La noche de los soñadores

A sus 32 años, Damien Chazelle se ha convertido en el ganador más joven de la historia del Oscar a mejor director. Con su película sobre los soñadores y los sueños cumplidos, Chazelle se ha llevado el premio en su primera nominación, galardón que ha querido dedicar a “aquellos que creen en mí” y a su novia, Olivia Hamilton, que actúa en La la land y a la que conoció en el rodaje: “Es una película de amor y tuve la suerte de enamorarme mientras rodaba”, le ha dicho.

Emma Stone se ha llevado el Oscar a mejor actriz por su papel de Mia en La la land, una actriz que persigue su sueño hasta que consigue triunfar en Los Ángeles, como ella ha hecho esta noche a sus 28 años con su primera estatuilla en su segunda nominación. “Me doy cuenta de que un momento como este es una confluencia de fortuna, de oportunidad, y quiero dar las gracias a Chazelle por darme esta oportunidad”, ha dicho muy nerviosa Stone, que no ha querido olvidarse de Ryan Gosling, “el mejor compañero en este proyecto”. “Todavía tengo mucho que aprender y esto es un buen símbolo de lo que me queda por delante”, ha concluido.

El corto español se queda sin premio

Y no pudo ser; los cortometrajes españoles vuelven a quedarse sin premio: el húngaro Sing le ha arrebatado el Oscar a Juanjo Giménez y su Timecode. Era la sexta vez que un cortometraje español luchaba por el Oscar, y por quinta vez la suerte es esquiva.

La representación de España la ha llevado Javier Bardem, que ha entregado el Oscar a mejor fotografía (para La la land) junto a Meryl Streep. El actor español ha ensalzado en un vídeo previo el trabajo de Streep, en respuesta de la Academia de Hollywood a las palabras de Trump hacia la “sobrevalorada” Streep, la actriz con el mayor número de nominaciones al Oscar de la historia, un total de 20, la última esta misma noche por su papel en Florence Foster Jenkins. “Gracias, Javier, no me sentía suficientemente reconocida”, ha bromeado Streep.

Las actuaciones musicales han corrido a cargo de los nominados a mejor canción original. El primero en actuar, y que lo ha hecho abriendo la ceremonia de los Oscar, ha sido Justin Timberlake, con su canción nominada “Can’t Stop the Feeling”, de la película Trolls, que ha puesto a bailar en pie a todo el público del Dolby Theatre. Después han cantado Alessia Cara, con “How Far I’ll Go”, de Vaiana; Sting “The empty chair”, del documental Jim: The James Foley Story; y, por último, el músico John Legend ha interpretado los dos temas nominados de La la land, “Audition” y “City of Stars”, canción compuesta por Justin Hurtwitz que finalmente se ha llevado el Oscar. También Hurtwitz se ha llevado el Oscar a la mejor banda sonora por este musical, cumpliendo con los pronósticos.

Antes de la ceremonia, las estrellas han paseado por una alfombra roja que ha coronado al diseñador Giorgio Armani, como el diseñador preferido por las actrices, y en la que han predominado los vestidos en tonos claros, empolvados y metalizados (puedes ver los detalles de los vestidos en nuestra lupa).

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario