Cultura

‘T2 Trainspotting’, una secuela innecesaria

Manuel Hermoso /CON PALOMITAS Y A LO LOCO

Que al cine actual le falta originalidad e imaginación, lo ve cualquiera que vaya al cine a menudo o al menos siga la actualidad del cine norteamericano: secuelas, sagas interminables, precuelas, remakes, películas basadas en cómics de superhéroes ect.. y en la mayoría de las ocasiones las secuelas y remakes son mero negocio y no aportan nada nuevo a la original. Eso es lo que sucede con la rutinaria y nostálgica continuación de la irreverente y en su día muy original «Trainspotting»

La cinta dirigida por Danny Boyle lanzó a la fama a un jovencísimo Ewan McGregor y gracias a su estilo visual arriesgado, su potente banda sonora y el carisma de sus cuatro protagonistas masculinos la convirtieron en símbolo de una época y una película de referencia de una generación de jóvenes espectadores.

Boyle se limita a recuperar al personaje de Macgregor que regresa al hogar y se reeencuentra con sus compañeros de fechorías que siguen anclados en el pasado o si acaso han cambiado a peor. A los que les gustara la cinta original se sentirán desde luego nostálgicos al recuperar a esos personajes como si volvieran a ver a unos viejos amigos 21 años después, el problema es que quizá a los mayores fans del film no les guste ver lo que pasó dos décadas después o les de igual.

Una película en definitiva no del todo fallida, que entretiene y tiene momentos de fuerza, gustará a muchos de los fans de la primera parte , pero que no logra la magia de la obra original y deja un regusto agridulce al espectador.

@ialwilder

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario