Valencia

Los poderes preventivos protegen a las personas en situación de vulnerabilidad

El Colegio Notarial de Valencia acoge la Jornada de la Fundación Aequitas sobre los mecanismos de protección en este tipo de situaciones

El Colegio Notarial de Valencia ha acogido la Jornada que la Fundación Aequitas, del Consejo General del Notariado, ha organizado en Valencia, donde se ha analizado la problemática sobre la capacidad de obrar de las personas, explicando cuáles son los mecanismos jurídicos para su protección.

A lo largo de la sesión, tanto el Teniente Fiscal y Vicepresidente del INDISVA (Instituto Notarial Valenciano para la atención a las personas con discapacidad o riesgo de exclusión social), Gonzalo López Ebri, como la Directora de la Fundación Aequitas y notario de Castellbisbal (Barcelona), Almudena Castro-Girona, han desarrollado los aspectos fundamentales que la población debería conocer para garantizar que se cumpla aquello que se quiera, una vez se pierda la consciencia, decidiendo quién ejercerá la figura de la tutela, así como las herramientas para proteger su patrimonio.

Para ello, como bien ha analizado la notario y directora de Aequitas, existen mecanismos jurídicos de protección que deben decidirse cuando todavía se está en pleno uso de las facultades, donde poder firmar ante notario qué hacer y quién lo debe hacer cuando llegue el momento en el que la capacidad de obrar de uno mismo se ha reducido.

“Por una parte existen los poderes preventivos que habilitan a la persona que yo designe a actuar en mi nombre o que cumpla mis deseos en casos determinados cuando yo ya no pueda decidir”, ha explicado Castro-Girona. “Por otra parte, existe el documento de voluntades médicas anticipadas donde poder indicar las cuestiones relativas al funeral, donación de órganos, quién quiero que tome determinadas decisiones médicas, o si quiero evitar un ensañamiento terapéutico y si deseo o no tratamientos paliativos del dolor, entre otros casos que afecten a mi salud”, ha añadido.

Castro-Girona explicó la autotutela, donde se nombra un representante pero en este caso vía judicial, al iniciar por ejemplo, un procedimiento de incapacitación y no vía notarial como en el caso de los poderes preventivos.

En este sentido, Gonzalo López Ebri explicó a los asistentes la importancia de los poderes preventivos, porque “después de tantos años de esfuerzo y trabajo, tenemos derecho a vivir hasta el final tal y como deseemos, dejando por escrito ante notario aquello que queramos que se siga cumpliendo, como por ejemplo disfrutar de determinadas actividades culturales o espirituales, así como de actividades del día a día que consideremos importantes aunque nuestra capacidad de obrar se haya visto mermada”.

Para concluir el Teniente Fiscal indicó a los asistentes la necesidad de conocer estos mecanismos jurídicos, ya que “todos deberíamos poner en práctica los medios a nuestro alcance necesarios para vivir con las máximas capacidades hasta el final de nuestros días”.

La jornada contó con la participación del Presidente de la Fundación UNITER, de exempleados del grupo BBVA, Alejandro Magro Más, así como con la presencia como moderador del notario delegado de la Fundación Aequitas en la Comunidad Valenciana, Juan Francisco Herrera.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario