Actualidad

‘El incendio de Paterna no es un caso aislado, han habido siete similares en la provincia en los últimos 5 años’

El Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales alerta sobre la merma de seguridad de las instalaciones industriales

El Colegio de Ingenieros Técnicos ha hecho público este jueves un comunicado en el que alerta de la falta de medidas de prevención en las instalaciones de naves industriales y lanzan algunos consejos. Así, recomiendan a la ciudadanía se cerciore de que técnicos e instaladores están acreditados y poseen seguro.

Igualmente avisa de que la plantilla disponible en las consellerias de la Generalitat Valenciana está en mínimos. Y destaca que la ley permite conceder autorizaciones a establecimientos industriales con una declaración responsable, además de que la no obligatoriedad de visar proyectos, vigente desde 2010, reduce las garantías jurídicas en temas de seguridad, explica el comunicado.

“Desde el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado de Valencia (COGITI), llevamos tiempo avisando de la merma en la seguridad de las instalaciones industriales. En los últimos cinco años se han producido en la provincia de Valencia hasta siete incendios en establecimientos industriales: Alcàsser, en 2012, en una fábrica de plásticos, en Museros (Fontestad), también en 2012, y en un garaje de Buñol en 2015. En 2016 se han producido tres: en otra fábrica de plásticos en L’Olleria, en una planta de reciclajes de Benimuslem y en una fábrica de tableros en Albal. Por tanto, el aparatoso incendio ocurrido ayer en Paterna no es un hecho aislado”, señala el colectivo en la nota  de prensa.

La decana del COGITI Valencia, Angélica Gómez, apunta las causas que han contribuido a un empeoramiento de la seguridad industrial: “Debido a la crisis, la Administración no puede reponer los puestos de ingenieros que han ido causando baja por jubilación o fallecimiento. Por ello, la plantilla disponible en las consellerias de la Generalitat Valenciana y sus organismos autónomos está en mínimos. Esta situación conlleva la reducción del control administrativo en la seguridad industrial, por la más que evidente falta de recursos humanos cualificados para llevar a cabo las labores de inspección, vigilancia y control”, señala Gómez.

“La normativa ha sufrido una liberalización total”

Gómez, que representa al colectivo que más proyectos de seguridad industrial ejecuta y más licencias de actividad solicita, ha recordado que la normativa “ha sufrido una liberalización total, lo cual permite la puesta en marcha de las instalaciones industriales con la aportación de declaraciones responsables por parte de los técnicos sin aportar documentos acreditativos. Este documento no garantiza la existencia de un seguro de responsabilidad civil ni que se cumplen todos los requisitos legales para cumplir con las condiciones de seguridad industrial”.

En 2010, y en cumplimiento de la Ley Ómnibus de la UE, se suprimía la obligatoriedad del visado para la mayoría de los proyectos y certificaciones de las instalaciones industriales: “Se eliminó de un plumazo la revisión que se ejercía por parte de los colegios profesionales sobre la documentación elaborada por los técnicos titulados competentes, así como que estén acreditados profesionalmente”, recalca Angélica Gómez.

“Todos estos motivos están ocasionando un deterioro en las condiciones de seguridad de las instalaciones industriales. La administración es consciente de ello y se ha puesto como objetivo la seguridad industrial. Van a crear una mesa de trabajo en la que nos vamos a sentar administración, colegios profesionales y federaciones empresariales. Esperamos que activen esta mesa lo antes posible para evitar que incendios como el ocurrido en Paterna vuelvan a suceder”, ha urgido la decana del COGITI Valencia.

Recomendación de los expertos

“Es importante que cualquier ciudadano que vaya a abrir un establecimiento industrial se asegure de que los técnicos que contratan están habilitados y tengan un Seguro de Responsabilidad Civil. También es fundamental que se lleven a cabo inspecciones periódicas, que aseguran el buen funcionamiento de todas las instalaciones. Finalmente, queremos recordar que cuando se produce un siniestro con daños personales, que detiene la producción durante más de 14 días o cuyos daños materiales superan los 30.000 euros, debe ser comunicado a la Administración para que se tomen las medidas oportunas, algo que muchas veces no se hace», concluye Angélica Gómez.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario