Valencia

La Guardia Civil detiene a cuatro personas por participar en carreras ilegales en Tavernes de la Valldigna

Utilizaban ciclomotores para realizar carreras ilegales en vías de comunicación abiertas al trafico

A finales del pasado año, la Guardia Civil tuvo conocimiento a través de una aplicación móvil, de la existencia de videos donde se observaba claramente la práctica de carreras ilegales de ciclomotores en vías de comunicación de la localidad de Tavernes de la Valldigna, en las que se ponía en peligro su propia integridad física y la de los demás usuarios de la vía.

Por este hecho, el Cuerpo accionó la operación “Gran Prix”, llevada a cabo por componentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Gandia, al objeto de poder localizar, identificar y detener al autor o autores de estos hechos delictivos, ocurridos en el año 2014 y gracias a las investigaciones de los agentes se ha podido detener a los autores de estos sucesos tan peligrosos para la seguridad vial.

Fruto de las intensas gestiones efectuadas y de los dispositivos realizados por parte de los agentes encargados del caso, se ha podido detener a cuatro varones de edades comprendidas entre los 18 y 29 años y de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito contra la seguridad del trafico.
Los detenidos utilizaban ciclomotores “trucados” para conseguir mayor velocidad y así poder acabar en primer lugar en la carrera ilegal, el fin no era económico sino conseguir popularidad.

Los agentes certificaron que durante la práctica de esta actividad ilícita, cometida en una carretera con trafico abierto, se puso en riesgo tanto la integridad de participantes como de la demás personas que en ese momento circulaban por ella.

Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Sueca.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter