Valencia

La cocina de Pepe Solla llega a Valencia con Atlántico Casa de Petiscos

El Chef –Estrella Michelín en Poio- trae al público valenciano su gastronomía gallega con toque viajero

MH.- Tras el éxito en Madrid de Atlántico Casa de Comidas y Atlántico Casa de Petiscos, el chef Pepe Solla, 1 Estrella Michelín en Poio (Pontevedra), inaugura su nueva Casa de Petiscos en Valencia, en la Plaza Porta de La Mar, 4.

La idea de Atlántico Casa de Petiscos surge de la definición gallega de “petiscos”, es decir, trozos pequeños, una forma informal de picoteo en términos gallegos. Siguiendo el concepto de Casa de Comidas en el que Pepe Solla busca ofrecer una cocina sencilla y sincera, Casa de Petiscos llega ahora al público valenciano con la intención de presentar esta misma cocina de calidad y raíces en un formato diferente donde compartir la variada gastronomía gallega de una forma más cercana e informal.

Zamburiñas en salsa agridulce pimentón y algas, Aguachile de pulpo, Tartar de vaca gallega con queso de oveja o Bao de jarrete, queso azul y endivia son algunos de los deliciosos petiscos gallegos con toque viajero que se pueden compartir y disfrutar en el restaurante. Aquí, la materia prima es más importante que los platos y la cocina está marcada por el producto, por ello la carta de Atlántico Casa de Petiscos no es una carta fija al uso y las elaboraciones se crean a diario, eligiendo los mejores ingredientes en base a los productos que se encuentran en el mercado y a la temporada.

Las mesas de Atlántico Casa de Petiscos son altas, con taburetes y barras para compartir la experiencia: un mercado gallego en el centro de Valencia creado para vivir y contar, en continuo movimiento.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter