AECC Valencia: investigación, prevención y atención a las personas

Este sábado se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, con el objetivo de aumentar la concienciación y avanzar en la lucha contra esta enfermedad

M.Huerta.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora este sábado, 4 de febrero, el Día Mundial contra el Cáncer, con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad. En el último informe Mundial del Cáncer, la OMS informa que en 2012 se registraron 8,2 millones de nuevos casos y estima que la incidencia aumentará a 22 millones anuales en las próximas dos décadas.

Por ello, la prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el aumento de la incidencia de esta enfermedad. La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha señalado en un comunicado que “más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur”. En esas regiones registran el 70% de las muertes a nivel global, principalmente por la falta de detección temprana de la enfermedad y el acceso a tratamientos.

El diagnóstico precoz es determinante para alcanzar estos resultados. Para el presidente de AECC Valencia,  Tomás Trénor, “en esta asociación estamos muy orgullosos porque se puede decir que fuimos pioneros, los primeros en toda España, en poner en marcha el primer centro de detección precoz que abrimos hace casi 50 años en la calle Estrella de Valencia”.

Trénor destaca la generosidad y la solidaridad de la sociedad valenciana “contra el cáncer podemos estar todos, detrás de una de nuestras huchas verdes o corriendo en alguna de nuestras ‘Run Cáncer’ que están siendo un gran éxito. Este año queremos pasar de 20 carreras contra el cáncer a 60”.

El Día Mundial contra el Cáncer es una oportunidad para reflexionar sobre lo que cada uno puede hacer en la lucha contra el cáncer. Bajo el lema “Nosotros podemos. Yo puedo”, la campaña mundial de concienciación lanza un llamamiento a todos los individuos y colectivos para “pensar, comprometerse y actuar”. Así, como «el cáncer afecta a todos de diferente manera, todas las personas tienen la oportunidad de llevar a cabo diversas acciones para reducir el impacto de esta enfermedad».

Valencia contra el cáncer, 2 de octubre, AECC

En 2016 se diagnosticaron unos 24.000 casos nuevos de cáncer en la Comunidad Valenciana. La tasa de mortalidad disminuye y se sitúa en un 13 % en hombres y un 11 % en mujeres. “Son cifras sobre la media de casos, depende del cáncer de que se trate la supervivencia se incrementa. En mama estamos ya en un 90% de mujeres que lo superan”, explica Tomás Trénor.

La ONU recuerda que el cáncer es un “proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células”. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.

Los cánceres más mortíferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama. Además, la ONU recuerda que aproximadamente un 30% de las muertes se deben a cinco factores de riesgo: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

AECC Valencia ha destinado 470.000 euros a la investigación en 2016. Cinco investigadores valencianos tienen una beca predoctoral de tres años financiada por las aportaciones conseguidas en las diferentes carreras contra el cáncer en la Comunidad Valenciana. Otro de los proyectos dotado con 150.000 euros se lleva a cabo en el Instituto de Investigación del Hospital La Fe donde se valora si un fármaco utilizado en el cáncer de mama y ovario es útil para niños con neuroblastoma.

Posibles síntomas

La observación y el análisis de nuestro propio cuerpo son las mejores herramientas de las que disponemos para detectar enfermedades graves. Algunos síntomas pueden ser muy evidentes, otros, sin embargo, son más difíciles de asociar a problemas de salud importantes pues suelen estar ligados a enfermedades que deberían ser mucho más benignas. El examen de los cambios que se dan en nuestro interior y exterior es la mejor manera para prevenir que un trastorno oculto, y en fase inicial, pase a mayores.

Uno de los principales motivos de supervivencia del cáncer es saber detectarlo a tiempo, pues cuando los tumores se hallan en los primeros estadios, estos pueden ser tratados con mucha más facilidad. Por ejemplo, el edema es una acumulación anormal de líquido en el cuerpo y una posible señal de problemas de salud latentes. Uno de ellos puede ser un tumor, especialmente aquellos localizados en el riñón, en el hígado o en los ovarios.

Una pérdida de peso drástica es una de las primeras muestras que apuntan a un problema importante de salud. Un 40% de enfermos de cáncer experimentan una considerable bajada de peso durante el diagnóstico de la enfermedad mientras que un 80% de individuos con cáncer en estado avanzado presentan también caquexia, es decir, un estado de extrema desnutrición, atrofia muscular y fatiga. Uno de los motivos se debe a que el cuerpo, en su lucha contra el cáncer, produce citocinas que implican también pérdida muscular y una considerable disminución del apetito.

Fatiga permanente

Mucha gente sufre este problema debido a un trabajo extenuante, pocas horas de sueño, depresión, desmotivación, etc. Por dicho motivo es un síntoma que se suele dejar muy de lado. Según un estudio, el síndrome de fatiga crónica estaría asociado a anormalidades inmunológicas. Dado que el cáncer aparece en condiciones similares puede existir una relación directa entre ambos problemas y ser la fatiga, por consiguiente, un síntoma más de la enfermedad.

Tos persistente

Es el síntoma que con más frecuencia puede estar evidenciando un cáncer de pulmón o en el aparato respiratorio. Se produce por la irritación bronquial. Con frecuencia va también acompañado de expectoración (flemas). En aquellos pacientes que son frecuentes fumadores, la tos, consecuencia de dicho problema, se ve incrementada.

Bultos bajo la piel

Muchos cánceres se pueden palpar a través de la piel, tal y como ocurre en las mamas o en la zona de los testículos, por lo que una exploración táctil de nuestro cuerpo es siempre un acto inteligente. El sarcoma es un tipo de tumor que aparece sobre todo en los tejidos blandos. Puede surgir como un bulto bajo la piel que no duele, y se localiza con frecuencia en los brazos y en las piernas. Aquellos que se manifiestan en el abdomen pueden no ser muy evidentes hasta que se encuentran muy avanzados.

A medida que el sarcoma crece y presiona órganos, nervios, músculos o vasos sanguíneos pueden aparecer otros síntomas como dolor o dificultad para respirar. Los sarcomas son muy peligrosos, sobre todo si se desarrolla una metástasis hacia el hígado, los pulmones, el cerebro u otros órganos vitales. La manera de diagnosticarlos es a través de una biopsia.

Hemorragias espontáneas

Este es quizás uno de los indicios más evidentes de que algo grave puede estar pasando en el organismo y no debe ser dejado de lado jamás. En el caso de las mujeres, los sangrados a través de la vagina fuera del periodo de menstruación pueden estar indicando un cáncer en el cuello del útero o de endometrio.

Frecuencia al ir al baño

Los cambios en el hábito de ir al reservado son un importante indicador por lo que se refiere a aquellos tumores que se desarrollan en el aparato digestivo. Particularmente significativo es el cáncer de colon que a veces puede hacer que se presenten problemas de diarrea, de estreñimiento o etapas en las que se combinan ambas posibilidades. En las mujeres, la necesidad de orinar con más frecuencia puede estar señalando el desarrollo de un cáncer de ovario. En los hombres, las dificultades para orinar, a pesar de las ganas, pueden ser una señal de un posible cáncer de próstata, ya que el tumor podría estar bloqueando la uretra. En estos casos puede darse también ardor al miccionar, pues si la orina no se está vaciando por completo del aparato urinario esta prodría estarse acumulando causando una infección. Es importante, en estos casos, estar atentos a posibles cambios en el color de la orina.

Fiebre prolongada

La fiebre no es nunca una enfermedad en sí misma, sino un signo de que algo está ocurriendo en nuestro organismo mientras nuestro cuerpo lucha contra una infección. Cuando es difícil achacar la fiebre a una razón concreta es necesario prestar especial atención. Muchas personas diagnosticadas de cáncer presentan fiebre en algún estado de la enfermedad, especialmente cuando el cáncer afecta al sistema inmunológico. La fiebre suele aparecer en estados avanzados, pero en el caso de la leucemia o del linfoma pueden ser signos tempranos de la enfermedad que están señalando su fase inicial.

Análisis de sangre

Un avance que podría salvar miles de vidas. Así lo han calificado sus creadores durante la presentación en el Festival de Ciencia, el mayor evento científico de Reino Unido. La prueba se basará en un análisis de sangre que funcionará como un “detector de humo”. La investigación ha sido desarrollada por la Escuela británica de Medicina de la Universidad de Swansea, que ha trabajado durante cuatro años con personas sanas, enfermos de cáncer y pacientes que mostraban algunos síntomas, aunque aún no tuvieran desarrollada la enfermedad. Un total de 300 sujetos de experimento que han servido para ratificar esta metodología.

La prueba se puede definir como una especie de “detector de humo”. En realidad, no se ve el fuego, que sería el propio cáncer, pero estos análisis de sangre pueden detectar el rastro que deja. Cuando hay un tumor maligno presente en nuestro organismo, incluso cuando aún no se han presentado síntomas visibles, se producen cambios en la estructura sanguínea. Los glóbulos rojos permutan constantemente en las personas sanas pero, ante la presencia de una anomalía cancerosa, esto se produce en mayor medida. En caso de que haya un cáncer latente, por el exceso en la cantidad de variaciones producidas en las proteínas presentes en la superficie de los glóbulos rojos puede detectarse su presencia e iniciarse un protocolo de búsqueda mediante otras pruebas.

Esto no es nocivo para las personas en sí mismo; el hecho de que los glóbulos rojos varíen no causa daños relevantes en nuestro organismo, pero es un buen indicador de que algo no está funcionando bien. El director de la investigación, Gareth Jenkins, afirma que «esto podría tener un enorme potencial, ya que el diagnóstico precoz es un factor clave en las tasas de supervivencia”.

Resulta, pues, especialmente útil en ciertos tipos de cáncer en los que el difícil diagnóstico hace en ocasiones inaccesible una detección a tiempo, como es el caso del cáncer de esófago, uno de los que cuentan con mayor índice de mortalidad. Tal y como explica ‘The Independent’, se estima que la prueba en Reino Unido se podrá realizar por un coste de 35 libras; un precio realmente bajo en comparación con otros medios de detección. Un análisis de sangre es una prueba relativamente sencilla, por lo que supone un método eficiente que puede desarrollarse en la mayoría de hospitales, puesto que se puede realizar con los equipos de laboratorio estándar.

Otra de las ventajas del proceso es que no constituye un tratamiento invasivo. Otras pruebas de detección pueden ser peligrosas para la salud, como las que requieren radiación. Además, el resultado puede estar listo en solo unas horas en el laboratorio. Un avance que podría salvar miles de vidas. Así lo han calificado sus creadores durante la presentación en el Festival de Ciencia, el mayor evento científico de Reino Unido. La prueba se basará en un análisis de sangre que funcionará como un “detector de humo”.

La investigación ha sido desarrollada por la Escuela británica de Medicina de la Universidad de Swansea, que ha trabajado durante cuatro años con personas sanas, enfermos de cáncer y pacientes que mostraban algunos síntomas, aunque aún no tuvieran desarrollada la enfermedad. Un total de 300 sujetos de experimento que han servido para ratificar esta metodología.La prueba se puede definir como una especie de “detector de humo”. En realidad, no se ve el fuego, que sería el propio cáncer, pero estos análisis de sangre pueden detectar el rastro que deja. Su potencial es enorme, ya que el diagnóstico precoz es un factor clave en las tasas de supervivencia.

Solidaridad portuaria contra el cáncer infantil/AECC Valencia

Cuando hay un tumor maligno presente en nuestro organismo, incluso cuando aún no se han presentado síntomas visibles, se producen cambios en la estructura sanguínea. Los glóbulos rojos permutan constantemente en las personas sanas pero, ante la presencia de una anomalía cancerosa, esto se produce en mayor medida. En caso de que haya un cáncer latente, por el exceso en la cantidad de variaciones producidas en las proteínas presentes en la superficie de los glóbulos rojos puede detectarse su presencia e iniciarse un protocolo de búsqueda mediante otras pruebas.

Esto no es nocivo para las personas en sí mismo; el hecho de que los glóbulos rojos varíen no causa daños relevantes en nuestro organismo, pero es un buen indicador de que algo no está funcionando bien. El director de la investigación, Gareth Jenkins, afirma que «esto podría tener un enorme potencial, ya que el diagnóstico precoz es un factor clave en las tasas de supervivencia”.

Hacia métodos más eficientes

Resulta, pues, especialmente útil en ciertos tipos de cáncer en los que el difícil diagnóstico hace en ocasiones inaccesible una detección a tiempo, como es el caso del cáncer de esófago, uno de los que cuentan con mayor índice de mortalidad.Tal y como explica ‘The Independent’, se estima que la prueba en Reino Unido se podrá realizar por un coste de 35 libras; un precio realmente bajo en comparación con otros medios de detección. Un análisis de sangre es una prueba relativamente sencilla, por lo que supone un método eficiente que puede desarrollarse en la mayoría de hospitales, puesto que se puede realizar con los equipos de laboratorio estándar.

Otra de las ventajas del proceso es que no constituye un tratamiento invasivo. Otras pruebas de detección pueden ser peligrosas para la salud, como las que requieren radiación. Además, el resultado puede estar listo en solo unas horas en el laboratorio. Cualquier tipo de cáncer, si se diagnostica a tiempo, puede ser extirpado

Desde el Cancer Research de Reino Unido, muestran su satisfacción con los resultados: “Estudios como este, que utilizan muestras de sangre para detectar el daño de fondo en el ADN como un signo de cáncer, son muy interesantes, ya que inciden en nuevas maneras de detectar la enfermedad a tiempo”.

Este tipo de pruebas son la última tendencia en investigación contra el cáncer, debido a las posibilidades de encontrar en la sangre y el ADN señales de agentes nocivos con mayor celeridad que el resto de métodos que hasta ahora se han desarrollado. Ya existe la posibilidad de hacerse pruebas genéticas para detectar si una mujer es propensa al cáncer de mama u ovario, lo que en España costaría unos 1.400 euros, aunque en Estados Unidos se podrá realizar por 259 dólares, según informa ‘The New York Times’. La ventaja que ofrece este análisis es que sirve para detectar todos los tumores conocidos, ya que los cambios producidos en la sangre son un síntoma común a todos ellos. Se podrían salvar millones de vidas, ya que, como reitera Gareth Jenkins, “cualquier tipo de cáncer, si se diagnostica a tiempo, puede ser extirpado”.

Se el primero en comentar on "AECC Valencia: investigación, prevención y atención a las personas"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*