La Albufera agoniza

La organización SEO/BirdLife pone de manifiesto la alarmante situación de una de las joyas de la Comunidad Valenciana, La Albufera

Según un estudio de la organización SEO/BirdLife, la contaminación, la sobreexplotación y la mala gestión de los recursos hídricos han llevado al borde del colapso a los tres grandes humedales españoles -Doñana, Delta del Ebro y Albufera de Valencia- y están detrás del deterioro del 80 por ciento del conjunto de ecosistemas húmedos en España.

Así se desprende de un informe de la organización SEO/BirdLife hecho público este martes en rueda de prensa con motivo de la celebración el próximo jueves del Día Mundial de los Humedales, que conmemora la firma el 2 de febrero de 1971 del Convenio Ramsar para la protección de los grandes ecosistemas húmedos del mundo.

La directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha explicado que los humedales en España, un país «que se puede convertir en el desierto de Europa», están llegando a «un punto de no retorno», lo que pone contra las cuerdas no sólo a la naturaleza, también a la sociedad.

«España debe dejar de sacar pecho» de ser el tercer país del mundo con más espacios en la lista de humedales Ramsar, ha asegurado, porque «su mal estado de conservación puede llevarle a dejar de integrarla».

Ha afirmado que la situación de Doñana, la Albufera de Valencia y el Delta del Ebro ha obligado a la organización que dirige a ser «inflexible» y denunciarla ante el Convenio Ramsar «para que valore si cumple las condiciones para seguir formando parte de ese catálogo».

Los ecosistemas «más frágiles del mundo»

Ha recordado que los humedales son los ecosistemas más frágiles del mundo y así lo demuestra el hecho de que durante el siglo XX haya desaparecido más del 60 por ciento de estos espacios en todo el planeta, un 87 por ciento si la pérdida se calcula desde el año 1700.

La cifra es similar en España, ha afirmado Roberto González, responsable del programa Alas sobre Agua de la organización ecologista, quien ha adelantado que el 80 por ciento de los hábitats de agua dulce españoles presenta un estado de conservación desfavorable.

Junto a las molestias humanas y al cambio climático, la mala gestión del agua es la responsable de la «silenciosa desaparición» de los humedales españoles, sobre todo por la excesiva extracción de agua, los vertidos y la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos, ha explicado.

Ante esta situación, SEO/BirdLife desarrollará a lo largo de todo este año una campaña de recogida de firmas a través de la plataforma Change.org para exigir a las administraciones acciones de conservación concretas en la gestión hídrica de las cuencas de las que dependen los tres humedales más importantes de España.

«Inacción política»

González ha denunciado la «inacción política» en favor de la conservación de los humedales, con «escasas medidas que han demostrado además ser insuficientes».

«Los tres humedales más amenazados son además los más importantes del país y de seguir así llegarán a un punto de no retorno», ha insistido el experto de SEO/BirdLife, quien ha recordado que Doñana, la Albufera de Valencia y el Delta del Ebro concentran el 25 por ciento de la población de aves invernantes en España y albergan más de 60.000 parejas de acuáticas.

La ONG ha redactado una serie de medidas para cada uno de estos espacios, que en el caso de Doñana «pasan por cero pozos ilegales, en el Delta del Ebro por más sedimentos y en la Albufera por menos fosfatos», ha resumido Asunción Ruiz.

Con estas medidas «la situación sería reversible, porque los humedales son muy agradecidos», ha asegurado la directora de SEO/BirdLife, quien ha recordado el lema del Día Mundial de los Humedales de este año, que pone en valor su papel en la prevención de catástrofes; «regenerar y no prevenir riesgos sale muy caro», ha aseverado.

Se el primero en comentar on "La Albufera agoniza"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*