Los diálogos de Timo y Teo: de la canallada de la luz

Pedro Hermosilla

Viñeta de Luis García del Real

-Teo: Nicanor, sube el aire ese caliente que estoy más “helao que el candao de un cementerio”.

-Nicanor: Pues haberte quedado en tu casita, Teo, que a mí me comen las facturas. Me tiemblan las piernas hasta las cejas de pánico esperando qué sablazo me voy a encontrar cuando me llegue la receta de la luz.

-Timo: ¿Cómo pueden ser tan canallas de subir precisamente ahora los precios de la energía? Tienen la sensibilidad de una berenjena; mal rayo les parta a todos, a todos, a todos (Timo entra apesadumbrado en un bucle meteorológico).

-Teo: ¿Cómo que a todos?, eso son las puñeteras eléctricas que son unos mamones, malnacidos, chupasangres sin escrúpulos. La culpa es de esa gentuza, hombre, ya estás repartiendo responsabilidades, y así, nunca nadie sale claramente culpable de este atraco… el dedo sólo puede apuntar a una dirección cada vez.

-Timo: ¡Qué simple eres, cabezón! Te crees todo lo que dice la tele o los periódicos y no te molestas siquiera en ir un poquito más allá, en cavar un poco, en quitarle el envoltorio a la soflama pancartera…

-Teo: Y tú me lo vas a explicar, ¿verdad?

-Timo: Te voy a explicar que le echan la culpa a que ha llovido poco o que ha hecho poco viento. Hay que joderse, muchacho. Cuando la mayor parte del importe de la factura que pagamos son impuestos. La cosa es tan sencilla como si sube el coste de la energía pues se baja el porcentaje impositivo. Pero no, los perros siempre se los envían a otros, ¡qué país! Y eso no son las compañías eléctricas, eso son los gobiernos los que los regulan.

(Teo intenta replicar, más por costumbre que por discrepancia. Pero se calla buscando una respuesta aguda y definitiva.)

-Timo (sigue) : ¿El viento? ¿La lluvia?…Esta gente nos ha tomado definitivamente por gilitontos de baba.

Vamos a ver, en este país, como en cualquiera, o llueve, o hace aire o luce el sol. ¿O no? Ahhh, ahhhh, ahhhh no que lo del sol no les vale, en el país más soleado de Europa está penalizado el uso de las placas solares. Les jode mucho que el españolito se instale unas cuantas de ellas en el tejado de sus casas y que así les peguen unas largas cambiadas a ellos, a su lluvia, a sus vientos y a sus impuestos.

-Teo: Para proteger a las grandes empresas energéticas.

-Timo: ¡Para proteger a su madre! Somos deficitarios en materia energética porque nos da la gana y nos puede la adicción a las peroratas borreguiles y a el hashtag #egosumelmasmolón. No queremos nucleares pero le compramos energía nuclear a Francia, hasta que ellos se han españolizado y no producen para vender luego; ya no podemos encontrar energía barata y suben los precios aquí. Es peligrosa, claro que sí, pero te recuerdo que aquí lo que reventó fue Tous, llevándose a la peña y a los pueblos por delante. ¿No te acuerdas? No queremos residuos, está bien. Pero suplimos eso quemando carbón, gas o petróleo a mansalva, es decir, echando mierda al aire que respiramos para conseguir electricidad cuando nos falla el viento, la lluvia y la madre que los parió. Todo para seguir destripando el subsuelo, con el riesgo tectónico que eso supone, para sacar del apuro a regímenes dictatoriales de fanáticos enanos mentales que volverían a su pastoreo de cabras si se aplicaran medias energéticas sensatas en occidente. Y para colmo, encuentran la posibilidad de tener ese petróleo y ese gas en España, y salimos con que las torretas en el mar son feas. Y los molinos de viento que han forrado, más si cabe, a las megaempresas constructoras de amiguetes, esos sí que son bonitos verdad. Que sales al campo y pareces que estás paseando por un disco de Pink Floyd. Los de las factura es una canallada superlativa… pero no me fastidies, una vez más tenemos lo que nos merecemos. En España no cabe un tonto más.

-Teo: ¡Que le des más calor al aire, Nicanoooor!

Se el primero en comentar on "Los diálogos de Timo y Teo: de la canallada de la luz"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*