Meryl y Donald

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

Ya no queda casi nada para que Donald Trump tome posesión del que es, probablemente, el cargo con más poder del mundo. ¡Qué miedo!.

Sí, realmente da mucho miedo que un tipo así pueda llegar a mandar tanto, y lo del tener el botón nuclear a su alcance no es que de miedo, da pavor.

Aunque hay quien pensaba que una vez ganadas las elecciones se iba a moderar, tras ver los nombramientos que ha hecho está claro que no se ha moderado un pelo, está siguiendo su línea sin cortarse un duro (vaya expresión viejuna), y por eso asusta.

Menos mal que en EEUU queda gente, mucha gente, con sentido común que, aunque no consigan hacerle cambiar nada, por lo menos van a hacer que se sepa por todas partes las barbaridades que es capaz de hacer el Sr. Trump.

Me refiero, en este caso, a Meryl Streep, gran actriz y gran persona.

El pasado domingo en la ceremonia de los Globos de Oro, Meryl Streep recibió el premio Cecil B. De Mille, y en su discurso recordó indignada como el entonces candidato Trump, en un mitin, había imitado a un periodista minusválido del New York Times burlándose de él. Meryl Streep dijo “La persona que pidió sentarse en el asiento más respetado de nuestro país, imitó a un reportero discapacitado, alguien a quien supera en privilegios, poder y la capacidad de defenderse. Este instinto de humillar, cuando es ejercido por alguien público, poderoso, se filtra en la vida de todos, porque da permiso a otros para hacer lo mismo. La falta de respeto llama a la falta de respeto, la violencia llama a la violencia. Cuando los poderosos usan su posición para intimidar a otros, todos perdemos”, ¡genial!.

Pero no se quedó ahí, porque sus ideas racistas y xenófobas van a ser puestas en práctica a partir del día 20. Meryl Streep siguió “todos los que estamos en esta sala pertenecemos a dos de los sectores más vilipendiados, extranjeros y prensa, y Hollywood está lleno de extranjeros, de forasteros. El único trabajo de un actor es sacar a la luz la vida de personas diferentes. Si expulsan a los extranjeros solo veremos fútbol y artes marciales”, y acabó diciendo “necesitamos que la prensa defienda y saque a la luz todas las historias, que hagan que los poderosos respondan de sus actos. Todos tenemos que apoyar a nuestros periodistas porque los vamos a necesitar”.

No mencionó ni una vez a Donald Trump, pero estaba claro a quien aludía y este, haciendo gala de su altura intelectual, solo respondió por Twitter que esta Señora es una de las actrices más “sobrevaloradas de Hollywood” y “lacaya de Hillary Clinton”. Además no entiende de cine.

Está claro que hay mucha gente que vota sin pensar en las consecuencias. Creo que si se repitiera el referéndum sobre el Brexit saldría otro resultado, al igual que si se repitieran las elecciones en EEUU tampoco ganaría el mismo.

Así nos va.

@Rutiguer_JED

Se el primero en comentar on "Meryl y Donald"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*