La toma de la Bastilla tampoco fue para tanto

Pedro Hermosilla / HISTORIAS PARA UN RATICO

14 de julio, día nacional de los gabachos. Se conmemora la toma de la Bastilla, símbolo del despotismo del rey, y la liberación de entre sus despóticos muros de los presos “políticos” antimonárquicos. Así es como se nos ha contado, así es como se nos ha mentido o , por lo menos, se nos ha exagerado un poco las causas dándoles una manita de pintura de romanticismo al hecho en sí para mayor gloria de la “grandeur” gabacha.

La Bastilla en 1789 ya estaba de capa caída, no vivía sus mejores horas como prisión de estado desde que dejó de utilizar la Richelieu (el perro ese feo que sale en “D´Artacan y los tres mosqueperros”). De hecho ya se había decidido su cierre tiempo antes de que el noble pueblo de París la asaltara (el ministro Necker pensaba destruirla desde 1784 por su alto coste de mantenimiento). ¿Qué había en la fortaleza?, ¿qué buscaban los asaltantes? …¿liberar a los grandes revolucionarios para que se pusieran al frente de las milicias civiles y darle un afeitado apurado a ras de cuello a Le Roi?

Pues si es así les salió el tiro por la culata de los Sans Cullotes ya que, una vez rendida la plaza, descubrieron que la cantidad de presos “bastilleros” era la barbaridad, la monstrousidad, la friolera…de siete. Siete presos ni más ni menos, en el asalto a la fortaleza las fuerzas asaltantes perdieron 89 efectivos por muerte, amén de sesenta heridos y 13 mutilados. Visto así no mereció demasiado la pena para haberle dado tanto bombo al asunto. De los 7 presos referidos anteriormente, cuatro eran falsificadores, uno era un tarao; otro un noble condenado por incesto y el último, un cómplice de una tentativa de asesinato a Luis XV(que había ya palmao el solito en 1774).

¿La realidad? La Bastilla a falta de presos se había convertido en un almacén de pólvora, de armas y de harina. El hambriento (de pan) y sediento (de sangre noble) pueblo parisino lo tomó. ¡Hombre! No es tan heroico como nos lo han contado pero, desde luego, sí fue efectivo. ¡Vive le France!

Notas Relacionadas con el asunto este:

Voltaire estuvo dos veces en esa prisión por bocazas.

La fortaleza estaba defendida por 32 soldados suizos y por 82 “invalidos de Guerra”.

Una vez tomada la Bastilla la guarnición con el alcaide (Bernard-René de Launay) a la cabeza fueron trasladados al ayuntamiento de París . Cuando digo a la cabeza lo digo literalmente ya que en el trayecto fue apuñalado, le cortaron la cabeza con una sierra, la clavaron en una pica y la pasearon por todo París a modo de trofeo.

Keep Rocking.

Se el primero en comentar on "La toma de la Bastilla tampoco fue para tanto"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*