Llegan los Reyes Magos en una noche de magia, ilusión y emoción

Llegan Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente a Valencia, cargados de juguetes y algo de carbón para los más revoltosos

Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color; Gaspar, más joven y rubio; y Baltasar, un señor negro. En el capítulo dos de la Biblia, versículo 1-12, del Evangelio de San Mateo, se narra el camino que hicieron tres ‘magos’ (denominados así porque en aquella época se conocía como ‘magos’ a los ‘sabios’ o astrónomos) que fueron siguiendo una estrella hasta llegar a Belén.

Allí visitaron y ofrecieron tres regalos al recién nacido Jesús: oro, incienso y mirra. Aunque las escrituras no explican de dónde procedían los tres reyes, todo indica que vinieron desde Babilonia o Persia, lugar en el que los magos tenían una gran influencia.

Cada año, durante la madrugada del día 6 de enero, los Reyes Magos acuden a las casas de los niños para dejarles sus regalos, del mismo modo que llevaron oro, incienso y mirra al niño Jesús.

Según la tradición, una de las cosas exigidas por los Tres Reyes para que los niños reciban sus regalos es que se hayan portado correctamente y hayan sido buenos durante el año. Y deben acostarse muy pronto para que Sus Majestades los encuentren dormidos al llegar a sus casas.

Los que cumplen esas exigencias reciben regalos, pero los que no se comportan como deberían, en lugar de regalos reciben carbón, un carbón dulce que simboliza la necesidad de que el niño cambie su actitud.

Y algo muy importante que no se debe olvidar: hay que dejar algo de comer y beber a los Reyes y sus camellos. Algo de dulce o frutas con un poco café, algún licor o cava y agua para los animales, que seguro que les vendrá muy bien para reponer fuerzas después de tanto ajetreo. Y también los zapatos más viejos para llevárselos a los niños pobres.

Be the first to comment on "Llegan los Reyes Magos en una noche de magia, ilusión y emoción"

Leave a comment

Your email address will not be published.