Entretenimiento

«Assassins creed», espectáculo visual sin guión

Manuel Hermoso / CON PALOMITAS Y A LO LOCO

Basada en un conocido videojuego, la película protagonizada por el siempre entregado Michael Fassbender, «Assassins creed» es visualmente una cinta impactante y muy atractiva, pero que naufraga por un guión confuso y enrevesado que lastra las interpretaciones de un reparto de grandes actores como Jeremy Irons, Marion Cotillard o Javier Gutiérrez.

Ambientada en dos periodos temporales paralelos (la Andalucía de 1492 al final de la guerra de Granada y el Madrid y Londres de 2016) y rodada en lugares tan atractivos como la catedral de Sevilla, Malta o el desierto de Tabernas, la película tiene un arranque confuso en el que el espectador anda perdido ante una historia y personajes que no acaba de entender, siendo a partir de las primeras regresiones temporales de Carl (Fassbender) y ganar protagonismo el personaje de Irons, cuando la historia se va comprendiendo mejor.

Es en el momento en que se define bien el objetivo de los personajes y desfilan ante los ojos del público escenas más vibrantes y mejor coreografíadas, cuando la película es más entretenida y se ve con interés, lastima que el final sea demasiado precipitado y este ejecutado con prisas, provocando que no le quede un buen sabor de boca al espectador. Lo mejor: el esforzado trabajo de los actores con la siempre hipnótica Cotillard, un atormentado Fassbender y un Jeremy Irons que siempre brilla en cualquier personaje y película en la que intervenga .

En definitiva, una correcta y en muchos momentos muy entretenida cinta de acción, aventuras y fantasía ideal para pasar casi dos horas de pura evasión, pero que con un guión más estructurado y ordenado hubiese sacado más partido a un excelente reparto y una historia prometedora.

@ialwider

print

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario