Jornada laboral de 6 horas

Juan E.Daroqui / ECONOMISTA

El gobierno, a través de la ministra Fátima Báñez, quiere impulsar que la jornada laboral concluya a las seis de la tarde. Y uno cuando oye eso no sabe si tomárselo en serio o no.

En un país donde las cosas fueran medianamente bien, en cuestión de empleo, pues puede que fuera razonable plantearse la medida, que haría que nos acercáramos a las costumbres del resto de Europa. Esta medida, bien aplicada incluso pudiera hacer que subiera la productividad, que falta que nos hace.

El problema es que hay muchos sectores donde no se puede aplicar, como son el comercio, la sanidad o la industria. Los horarios comerciales seguirían siendo los que son, los hospitales seguirían funcionando las veinticuatro horas y en la industria, si funciona bien, seguirían habiendo turnos de trabajo. Así que el sector más afectado sería el de servicios.

Pero ocurre que con un tasa de desempleo cercana al 20%, lo que le preocupa a la gente no es a qué hora acaba su jornada laboral. Lo que querrían muchos es tener alguna jornada laboral que llevarse al cuerpo y lo que otros muchos querrían es que sus contratos no fueran de horas. La mayoría de la gente, hoy por hoy, lo que quiere es trabajar y les da igual saber a qué hora va a salir.

Con el panorama que tenemos los trabajadores le echan horas y horas al trabajo porque muchas empresas, sobre todo pymes, tienen el personal muy justo para el volumen de trabajo que tienen, y los trabajadores tienen que estar las horas que hagan falta, y sin rechistar, porque si protestan pueden oír que “ahí está la puerta si no te gusta, que tengo cola de gente que quiere entrar”, y esto no es una frase que se me haya ocurrido, es verídica.

Y encima tienes que ver u oír a Celia Villalobos, la que estaba en el congreso con su Ipad jugando, decir que es que hay trabajadores que pierden el tiempo en su puesto de trabajo hablando de fútbol o de cualquier otra cosa. ¡Lamentable!. ¿No tiene sentido de la vergüenza o del ridículo?, obviamente no.

Uno no sabe si estas cosas son premeditadas, si son meros fuegos de artificio para tenernos entretenidos en debates estériles y no nos demos cuenta de lo importante, que es crear empleo estable y de calidad. No empleos que hace que existan personas que, a pesar de estar trabajando, siguen siendo pobres.

Y encima tienes que leer las recomendaciones de los visitantes del FMI, que resumidas sonque hay que subir los impuestos indirectos, los más injustos, y vigilar el gasto en sanidad y educación. Eso sí, habiendo dicho primero que somos muy guapos y que lo estamos haciendo muy bien.

Si no fuera por lo que nos tocan, serían cansinos estos del FMI y su jefa, Christine Lagarde, que será juzgada a partir de este lunes en Francia por una presunta negligencia que originó un importante desvío de dinero público cuando era ministra de Economía.

¡Ya vale de ocurrencias!.
@Rutiguer_JED

Se el primero en comentar on "Jornada laboral de 6 horas"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*