Debajo del limonero

Pedro Hermosilla / MALDITAS BENDITAS PALABRAS

Los caminos están cortados de invierno,

y la Luna gana la partida al Sol que timidece.

Alzan al cielo los árboles desnudos

ramas y troncos de dedos huesudos.

Y anochece tan pronto  amanece.

Bombean los corazones

sangres calientes por las venas:

sístoles y diástoles de borbotones.

Pero no llegan a las pieles

que añoran perlarse de los sudores

que enjoyan los estíos de mi huerto

al son de una coral de ruiseñores

debajo de un  limonero.

Se el primero en comentar on "Debajo del limonero"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*