Actualidad

La lluvia ocasiona daños en los campos

La estimación está en 12 millones de perdidas

Que la lluvia era necesaria nadie lo escondía, los campos, presas, embalses estaban casi en alerta, por lo que un fenómeno natural acompañado de precipitaciones era bienvenido.

Lo que no era igual de bueno fue la fuerza con la que descargó en Valencia una tormenta, catalogada como la peor de la década.

la agricultura como de costumbre,  se ha llevado la peor parte de la peor tormenta. La Unió de Llauradors, tras una primera valoración de cómo había afectado al campo valenciano, precipitaciones que se esperaban con impaciencia pero que, por su virulencia y por ir acompañada de granizo ha sido más perjudicial que beneficiosa para algunos cultivos de cítricos, hortalizas y caquis.

Según fuentes del sindicato agrario, el agua y el granizo han afectado a 8.000 hectáreas de estos cultivos con unos daños que ya se cuantifican en 14 millones de euros.

La causa de tales pérdidas la tiene el exceso de humedad en los campos de mandarinas de las comarcas castellonenses de la Plana Alta y Baixa y el Maestrat, además del Camp de Morvedre en Valencia. El daño ha llegado al 20 % de las clementinas de media estación que están aún en el árbol pendientes de recolectar.

El pedrisco ha causado también pérdidas en estas áreas y en la Ribera Alta y Baixa y l’Horta de Valencia. En Benifaió se calcula que todavía quedaban por recolectar dos millones de kilos de caqui, el granizo afectó prácticamente a todo el término local aunque no se sabe qué cantidad de fruta se tendrá que desechar. En estas últimas zonas, de hecho, los daños están aún pendientes de cuantificar.

Pero no sólo afectó a la cosecha, los invernaderos también se han visto afectados tras el granizo. En el Perelló la piedra acumulada terminó por hundir los invernaderos de las verduras chinas. Allí, el técnico de la cooperativa habla de más de 25 hanegadas de cultivo lanzadas a perder, viéndose «muy perjudicada» la verdura china.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter