Valencia

Siqueira y Santi Mina, novedades en la lista de Prandelli para Sevilla

El Valencia visita el Sánchez Pizjuán con la amenaza de caer en los puestos de descenso 

MH.- Siempre que el equipo de Mestalla visita el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, muchos aficionados recuerdan aquel ya lejano mes de mayo de 2004, cuando los roles entre Sevilla FC y Valencia CF se encontraban intercambiados. El entonces equipo de Rafa Benítez era un once temido, que le disputaba el campeonato de Liga a Barça y Madrid, con un eje defensivo prácticamente infranqueable y la mejor línea medular de la historia del club, mientras el cuadro de Nervión luchaba por mantenerse en la categoría.

Doce años después, ninguno de los dos equipos se parecen en nada. El Sevilla, con dos temporadas a años luz del Valencia, no pasa de ser un buen animador de la competición con una firme presencia en la Liga Europa mientras el proyecto de Peter Lim tiene importantes vías de agua por las que el barco está cerca de tocar fondo con el magnate asiático errando en todos y cada uno de los movimientos de ficha que realiza. Uno lucha por títulos con ciertas garantías de éxito. El otro genera, actuación tras actuación desde hace dos temporadas, desolación entre sus seguidores y negrisimos nubarrones en el horizonte.

Ahora, eso sí, como decía el gran Jose María García, desde Paterna, ni una mala palabra, ni una buena acción. Para la presidenta Layhoon “el equipo no está haciendo todo lo que nos gustaría. No podemos marcar goles para ellos. Pero sé que están haciendo todo lo posible. Pido unión a todos los que estamos alrededor del club. El equipo sabe que no está haciendo lo que todos de ellos se espera. El equipo sabe que su responsabilidad es salir de esta situación. Estamos en una mala atmósfera”. Claro, pero el equipo sabe que necesita buenos futbolistas, que sepan defender con acierto y que sepan marcar goles, añadiría cualquier buen aficionado.

El Valencia llega a la décimotercera jornada de LaLiga Santander a final de noviembre,  a dos puntos de los puestos de descenso, a 4 del descenso directo, con una defensa llena de agujeros, sin juego de creación y sin gol. Tras mes y medio al frente del equipo y consciente de la debilidad defensiva, ahora Prandelli se plantea cambiar el sistema a un 5-3-2 y alertó de que el juego del Sevilla, por momentos, puede acercarse a la perfección: “No hay ningún equipo perfecto, pero en ocasiones el Sevilla juega como un equipo perfecto. Lo vimos en la primera parte contra el Barcelona. Tenemos que pensar en contragolpe, contragolpe, contragolpe”, dijo. “Hay que tener cabeza. Sin cabeza el fútbol es un desastre. Quiero que juguemos con cabeza y ganas de vencer”.

El técnico italiano parte hacia la capital andaluza con 19 efectivos, en el que uno de los tres porteros será el descarte. En la lista, Siqueira y Santi Mina. Además, Montoya, Garay, Mangalá, Abdennour, Santos, Gayá, Mario Suárez, Medrán, Parejo, Enzo Pérez, Munir, Rodrigo y Nani. Así, el once más probable será el conformado por Alves, Cancelo, Garay, Abdennour, Mangala, Gayá, Enzo Pérez, Mario Suárez, Parejo, Rodrigo y Nani, con los dos laterales más pendientes de reforzar las acciones de ataque. El partido, sábado 20.45 horas en el Sánchez Pizjuán, con arbitraje del internacional madrileño Carlos Del Cerro Grande.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter