Valencia

Rita Barberá muere de un infarto en un hotel de Madrid

La exalcaldesa de Valencia y senadora ha sido atendida por un equipo del SUMA durante unos 30 minutos tras sufrir un infarto en un céntrico hotel de Madrid. Finalmente la unidad sanitaria ha certificado su fallecimiento.

M.Huerta.- Rita Barberá, de 68 años de edad,  se ausentó ayer de la primera sesión de control al nuevo Gobierno que se celebraba en el Senado, a la que acudió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Al parecer, Rita sufrió una crisis de ansiedad durante las horas previas al accidente cardíaco, que hubiera favorecido el infarto de miocardio. El equipo del SUMA la atendió mientras todavía estaba con vida pero no pudo conseguir finalmente su reanimación.

Rita Barberá Noya, exalcaldesa de Valencia
Rita Barberá Noya, exalcaldesa de Valencia

Según informó el servicio de emergencias 112, se ha recibido una llamada del hotel Villareal de Madrid a las 7:00 horas en el que se informaba de que la senadora había sufrido un infarto. Durante más de treinta minutos, los servicios de emergencias han practicado maniobras para intentar reanimarla, pero finalmente han confirmado su fallecimiento por parada cardiorespiratoria.

Indispuesta

Barberá se ausentó ayer de la primera sesión de control al nuevo Gobierno que se celebraba en el Senado, a la que acudió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Barberá tenía previsto acudir, pero avisó al grupo del PP de que finalmente no iría porque se “sentía indispuesta”. Tenía previsto almorzar hoy con senadores valencianos, como ha confirmado uno de ellos, Francisco Agramunt.

Rita Barberá tenía 68 años. Miembro desde 1983 del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular hasta el pasado mes de septiembre, formación a la que llegó desde Alianza Popular. Con anterioridad había militado en el Partido Reforma Democrática, de Manuel Fraga. Había sido diputada en las Cortes Valencianas, alcaldesa de Valencia hasta 2015 y presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias. Actualmente era senadora en el Grupo Mixto.

En el Congreso de los Diputados, se ha llevado a cabo un minuto de silencio esta mañana por su fallecimiento.

Mariano Rajoy

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mostró compungido en declaraciones a los medios de comunicación. “Es un momento muy triste, muy duro”, afirmó Rajoy. “La conocí en la década de los 8o y desde entonces hemos trabajado juntos por el centro político de España”, señaló.

“El el Partido Popular estamos muy afectados. Rita Barberá ha dedicado toda su vida a Valencia y ha sido una política de vocación, como ha demostrado durante toda su trayectoria”, destacó el Presidente del Gobierno, que con palabras entrecortadas volvió a señalar que estaba muy afectado y que “es un momento muy duro, discúlpenme”.

Una ciudad del siglo XXI

La exalcaldesa de Valencia estuvo durante 24 años (1991-2015) al frente del Ayuntamiento de la ciudad y durante su gobierno, la ciudad se transformó en una urbe moderna y motivo de admiración en todo el mundo. Se puede decir que Rita Barberá convirtió a Valencia en una ciudad del siglo XXI.

Rita Barberá accedió a la Alcaldía de Valencia tras las elecciones municipales de 1991 gracias a un pacto con la extinta Unión Valenciana. La lista del PP encabezada por Barberá (fallecida este miércoles en Madrid) cosechó nueve ediles que, sumados los ocho concejales logrados por los regionalistas liderados por Vicente González Lizondo, sumaron la mayoría suficiente para desbancar de la Alcaldía a la socialista Clementina Ródenas, que pese a ser la más votada cedió la vara de mando. A Barberá le sucedería lo mismo veinticuatro años después, pero entre medias dejó para la historia la marca de cinco mayorías absolutas consecutivas en la tercera capital de España.

Así, tras su primera legislatura a Barberá no le hicieron falta socios. El PP se impuso en los comicios de 1995 con el 49% de los votos y diecisiete concejales. Aquella victoria fue la avanzadilla del triunfo de José María Aznar en las generales, con el histório mitin en el que los populares llenaron el estadio de Mestalla.

La “alcaldesa de España”

La leyenda de la “alcaldesa de España” había comenzado a forjarse y en 1999, Barberá marcó un nuevo registro, con veinte ediles y un 53% de los votos, con lo que duplicó el apoyo cosechado por la candidata socialista Ana Noguera.

Cuatro años más tarde, el PP retrocedió dos puntos y un edil, pero la capacidad de Barberá para «buscar votos» -conforme ella misma definió su papel en las campañas electorales este lunes en su declaración en el Tribunal Supremo- seguía siendo incontestable.

Barberá, de hecho, no había tocado techo y en las elecciones de 2007 (el año que Valencia albergó la Copa América) se anotó el mejor resultado de su trayectoria política con el 56% de los votos y veintiún concejales.

Ya en 2011, el devenir de los años seguía sin hacer mella en el tirón electoral de Barberá. La «máquina» de ganar comicios seguía engrasada. La quinta mayoría absoluta llegó gracias al 52% de los votos (veinte concejales).

El PP no se había planteado en todos estos años la sucesión de Barberá al no hallar perfiles capaces de igualar su liderazgo. De esa forma concurrió a las elecciones de mayo del pasado año, tras un campaña bronca en la que se batió el cobre en los mercados municipales. Volvió a ser la más votada, pero no con la mayoría suficiente. El 25,7 por ciento de los apoyos y los diez ediles no fueron suficientes. Un pacto entre Compromís, PSPV y València en Comú dio la vara de mando a Joan Ribó. Barberá dejaba el cargo de la misma forma con la que lo logró: con un pacto. Atrás dejó un legado de cinco mayorías absolutas y 1.303.726 papeletas con su nombre.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter