Valencia

Pequeña Lim, mi chinita

Pedro Hermosilla

¡Ay! Mi pequeña niña Lim,
mi chinita.
Que no te enteras
que este es otro continente,
que somos otra cosa,
otra cultura, otra gente…

Tú pequeña,
tú que todo lo has tenido,
¿todavía no has entendido?

¿Acaso no te han enseñado
en esos colegios de pago
que hay ocasiones que procede
tener los labios sellados,
o sea: la boca calladita,
mi chinita?

¿Acaso no controlas
que noventa y muchos años de historia
-con sus luces, con sus sombras-
los lleva el valencianista
como medalla sagrada
debajo de su camisa?

¿No intuyes, reina,
que si el glorioso respetable
clama:-¡Peter, vete ya!-
es porque tenéis Mestalla,
-sucedáneo de morralla-,
lo mismito que un solar?

¿No sabes que las levantinas pelotas
del sufrido aficionado
que protesta, previo pago,
a punto están de estallar?

Un par de años de huerta
o de recoger naranjas,
es lo que a ti te hace falta,
es lo que tú necesitas.
Mi pequeña niña Lim,
mi princesita.

print

2 Comments

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Bonito y acertado Don Pablo, como esto no se enderezca pronto tiene muy , pero que muy mala pinta y puede acabar en desastre. Aparte de lo deportivo las nuevas normas de la ciudad deportiva y la “chinita” es muy preocupante con la indiferencia y la desmotivación que desprende el Valencianismo por la calle. No hay derecho que siempre sea el aficionado ,que sufre y se parte el pecho por su equipo y ésta gente haga estos destrozos que por poner dinero , no tienen derecho a jugar con el sentimiento Valencianista….. A qué jugamos señor Lim? Que quiere ?….AMUNT!

  • Que precioso escrito… Y es que en la educación de un niño (o una niña) es en dónde hay que invertir y no en caprichos personales y de los que no se sabe nada.

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter