Estelas de sal

Pedro Hermosilla / MALDITAS, BENDITAS PALABRAS
Por la bahía de mis ojos

pasas de largo, sirena.

De verde iris mi mar,

mis párpados son de arena

que no dejan de llorar

porque se mueren de pena

por no poderte atrapar.

Lágrimas que surcan mi rostro

como barquitos de vela,

cargados con el salitre

de mis despojos.

Pero ellos te quieren mirar

aunque partas a otros puertos:

Tu sino, sirena, navegar;

y el mío echarte de menos.

 

Be the first to comment on "Estelas de sal"

Leave a comment

Your email address will not be published.