La curiosa manera de testear los vehículos de Almussafes

El objetivo es garantizar el correcto funcionamiento de los vehículos

Xabier Garciandia es un trabajador de la planta Ford de Almussafes entre cuyas labores diarias están, literalmente, las de poner obstáculos en el día a día de una de las plantas de fabricación de automóviles más avanzadas del mundo, encargándose de colocar en secreto piezas equivocadas y defectuosas en la línea de montaje.

Más que trabajar para rivales sin escrúpulos, Xabier es una pieza clave del proceso del riguroso control de calidad de la planta de Ford. El pionero sistema de visión de Ford fotografía, comprueba y localiza cada pieza y componente de cada uno de los 400.000 vehículos y 330.000 motores fabricados en la planta de Valencia cada año.

Las “pruebas gremlin”, como así se conocen, son una innovadora manera de comprobar que cada nuevo proceso funciona correctamente. “El sistema de visión es fundamental para comprobar que cada pieza de cada vehículo es la correcta”, afirma Garciandia, especialista técnico de Sistema de Visión de Motor de Valencia.

“El ‘test gremlin’ nos permite garantizar que el sistema funciona perfectamente. Es un juego con un objetivo muy serio. El equipo se emociona mucho cuando encuentran una de las piezas que intentamos colarles, y cada vez intentamos que les resulte más difícil encontrarlas”.

Be the first to comment on "La curiosa manera de testear los vehículos de Almussafes"

Leave a comment

Your email address will not be published.