Opinión

Ramona’s Demoscópic Center

Pedro Hermosilla

Tengo una vecina que vive justo encima de mí que no falla una. Le preguntas de lo que sea y ella lo clava, es como mi “Pulpo Paul” particular, y además es mucho más simpática y guapetona a casi sus ochenta años. Yo, que no soy tan malo como me pintan, la espero los sábados a media mañana asomado a mi ventana a que venga de hacer sus compras y bajo como una centella para echarle una mano con las bolsas.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y el Tajo por Toledo, le hago mi encuesta particular sobre los próximos acontecimientos de orden mundial, nacional, local o vecinal con la seguridad de que va a dar en el clavo por muy extraño que parezca.

La semana pasada le pregunté a Ramona que quién creía que iba a ganar las elecciones americanas: Donald Trump o Hillary Clinton. Ella resoplando en el ascensor y mirando hacia arriba como convocando a los espíritus dijo muy segura de lo que estaba haciendo.

-“Conan Tras… Conan Tras le come la tostada al Tifanis Dingdong ese. Seguro”.

Átenme esa mosca ramonera por el rabo, grandes corporaciones de encuestas y de demoscopia de “cienes y cienes” (como diría ella) de millones de dólares de presupuesto. Ni uno, ni uno es tan grande ni tan certero como mi Ramona.

Y ahora nos quieren hacer creer que saben que si a Trump lo han votado los blancos , o los negros,o los hispanos (como si se parecieran en algo un salvadoreño a un argentino, o un dominicano a un uruguayo), los jóvenes o los viejos, los de más o menos estudios, los católicos, los musulmanes, los evangelistas o los anglicanos. Un jamón que “sus” comáis, yo solo creo en mi Ramona.

Y es gratis.

@pherza71

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter