Cultura

‘Sully’: Eastwood y Hanks dan en la diana

Hanks, un intérprete perfecto para un personaje que en los años 40/50 hubieran interpretado James Stewart o Cary Cooper

Manuel Hermoso / CON PALOMITAS Y A LO LOCO

Clint Eastwood es seguramente el ultimo director clásico vivo, su modo de narrar, su estilo visual y puesta en escena es clásica en el mejor de los sentidos, destacando en su estilo su sobriedad y precisión alejada de envoltorios y accesorios, que es una rareza en el cine actual. Su última obra es su mejor película desde la magistral “Gran Torino” (2009) y suena ya con fuerza para los Oscar.

El director cuanta la historia del piloto que en enero de 2009 aterrizó milagrosamente una avión comercial con 155 pasajeros en el río Hudson de Nueva York y que sobrevivieron a la peligrosa maniobra, centrándose en la investigación posterior de las autoridades aéreas que pusieron en duda la conducta del héroe mediático.

Para ello ha contado con el protagonismo de Tom Hanks, un intérprete perfecto para un personaje que en los años 40/50 hubieran interpretado James Stewart o Cary Cooper. El actor de “Forrest Gump” es hoy la perfecta encarnación del americano medio honesto, integro y normal, que realiza con sencillez un acto heroico como recientemente también mostró en la sobresaliente “El puente de los espías” de Spielberg. Hanks realiza una contenida y emotiva interpretación que humaniza el personaje y sostiene sólo con su mirada y su gestos, un papel más difícil de lo que parece y camina hacia su enésima nominación a Oscar.

Con una legendaria carrera a sus 86 años, el director de “Sin perdón”, demuestra su sabiduría como director en varios momentos del film, como en la impactante escena del accidente soñado al inicio, cuando con un movimiento nervioso de cámara se acerca mucho al rostro del Hanks por la noche tras una pesadilla, transmitiendo con ello su inquietud y en el uso inteligente del montaje, recreando la secuencia del accidente a mitad del metraje en lugar de al inicio como hubiera sido lo usual, en la que engancha al espectador y también cuando ya surgen dudas en el personaje y en el público sobre la actuación heroica del piloto y en esa larga secuencia final de las simulaciones del accidente que logra mantener intrigado a la audiencia .

Una película que sin ser un film redondo, es mejor que la mayoría de las películas que se hacen actualmente y gracias a su corto metraje, logra mantener la intriga y el interés hasta el final. Muy recomendable.

@ialwilder

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter