Elecciones EEUU: Las últimas encuestas apuntan a una victoria por escaso margen de votos electorales

Los sondeos muestran que Donald Trump ha recortado la ventaja de Hillary Clinton y que podría darse cualquier resultado en la noche electoral. A partir de las 05.00 se conocerá el ganador

Casi 220 millones de estadounidenses están llamados a las urnas este martes y, a juzgar por lo que dicen las encuestas, el próximo morador de la Casa Blanca podría decidirse por algunos miles de votos. Tras una campaña de cerca de veinte meses, Hillary Clinton y Donald Trump llegan a los últimos días de la batalla electoral en situación de empate técnico.

La candidata demócrata ha sido la favorita desde el día de abril del año pasado que anunció su carrera para convertirse en la primera presidenta de EE.UU. Trump, dominador de la narrativa de las elecciones a golpe de insulto y salida de tono, ha conseguido recuperar posiciones en el último minuto por el último escándalo de los emails de la ex secretaria de Estado y por un cierto desgaste del discurso de la demócrata.

En los últimos días, las encuestas no dan una ventaja superior a los dos o tres puntos para Clinton, después de que en el verano tuviera ventajas de hasta casi ocho.

Con la intención de voto tan igualada, lo importante en la noche del martes no será saber quién obtiene más votos y por qué pírrica diferencia, sino en qué estados se consiguen las ventajas. En el sistema presidencial estadounidense, al máximo mandatario lo elige un órgano llamado Colegio Electoral. Cada uno de los cincuenta estados tiene asignado un número delegados para ese colegio en función de su peso demográfico. Por ejemplo, California, el estado más poblado del país, con cerca de 39 millones de habitantes, cuenta con 55 delegados. Dakota del Sur, que no llega al millón de habitantes a pesar de ser muy extenso, solo tiene 3 delegados. Si un candidato gana por goleada en algunos estados muy poblados y pierde por la mínima en otros con menos peso demográfico, es posible que que sea el más votado pero que su contrincante gane las elecciones.

El color azul del partido demócrata domina los estados de la costa Oeste, la mayor parte de la costa Este y algunos cercanos a los Grandes Lagos, como Illinois, Wisconsin y Minnesota. Esto tiene que ver con la preponderancia demócrata en las zonas urbanas, con mayores índices de población con título universitario y de minorías negra e hispana. Mientras tanto, la franja central del país se tiñe de rojo republicano, que domina el territorio rural, con más población blanca, de clase media o sin título universitario.

En última instancia, las llaves de la Casa Blanca se jugarán en un puñado de estados, denominados «bisagra», en los que, por factores demográficos y socioeconómicos, las fuerzas están parejas. Son estados como Florida, Ohio, Michigan, Pensilvania, New Hampshire, Carolina del Norte, Colorado, Nevada, Iowa o Wisconsin.

 

vineta2-2

Be the first to comment on "Elecciones EEUU: Las últimas encuestas apuntan a una victoria por escaso margen de votos electorales"

Leave a comment

Your email address will not be published.