Actualidad

La Comunidad Valenciana, el lugar con menos impedimentos para ser cuidador

Se ha apostado por un modelo de atención en el que la persona pueda estar en su entorno familiar el máximo tiempo posible

La Comunidad Valenciana tiene una buena noticia para los dependientes. La nueva normativa que incluye la Ley de Acompañamiento que ha impulsado la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, elimina todas trabas para que cualquiera pueda ser el cuidador en el sistema de Dependencia.

Desde el Consell «se ha apostado por un modelo de atención en el que la persona pueda estar en su entorno familiar el máximo tiempo posible, dejando otras alternativas como último recurso», según fuentes de Igualdad que argumentaron que para llevar a cabo este objetivo, «se ha modificado la orden que regula los requisitos y condiciones de acceso al programa de atención a las personas y a sus familias» en el marco del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia en la Comunidad Valenciana, en los artículos que hacen referencia al cuidador no profesional.

Esta potenciación de la figura de cuidador no profesional pretende lograr la permanencia de las personas dependientes en su núcleo convivencial de origen, a través de una prestación nominativa que se concede a la persona en situación de Dependencia.

Las mismas fuentes la Conselleria de Igualdad aclararon que con el cambio de la normativa «se adecúan los requisitos de la figura del cuidador no profesional a las necesidades de la sociedad actual», y se consigue «la más justa adaptación de esta prestación a la situación real de las personas dependientes para su atención, sus circunstancias personales y familiares».

La regulación que había hasta ahora «encorsetaba el acceso a la figura del cuidador no profesional, ya que limitaba esta prestación a circunstancias en las que el cuidador fuera un familiar, que debía convivir con la persona a la que atendía. Además no podía trabajar, o como máximo podía hacerlo cuatro horas al día», concretaron en Igualdad.

Esta ampliación de los supuestos para ser cuidador se recoge en una normativa que entre otros ejemplos permite «que un padre o madre que trabajan a jornada completa se le pueda reconocer como cuidador no profesional de su hijo; que en aquellos casos de personas que no tengan un familiar directo quien les pueda atender pueda ser su cuidador una persona que mantenga vinculación afectiva con la persona dependiente y viva en su mismo domicilio o en un municipio próximo». Es decir, las personas que se encuentren sin familia directa podrán ser atendidos por ‘amigos’ que cobrarán de la Administración por esta asistencia.

Requisitos

Los requisitos, todavía vigentes, para ser cuidador establecen que solamente podrán asumir la condición de cuidadores no profesionales de una persona en situación de dependencia «su cónyuge o pareja de hecho legalmente constituida, y sus parientes por consanguinidad, afinidad o adopción hasta el tercer grado de parentesco».

Un criterio que cambia sustancialmente porque con la nueva legislación amplia la posibilidad de cuidar a dependientes a «aquellas personas con una relación de proximidad afectiva acreditada» con un correspondiente informe.

También se exige residir legalmente en la Comunitat Valenciana y estar empadronado en el mismo municipio del dependiente.

Otra de las cuestiones polémicas es que ya no hace falta vivir en el domicilio de la persona a la que hay que cuidar. La nueva legislación permite que una persona acuda a cuidar a otra que resida en una casa próxima o que disponga de accesos rápidos para llegar.

Pero el nuevo texto suprime el imperativo de habitar en la misma vivienda. Queda eliminado por tanto la exigencia.

El entorno a que se refiere el texto legal deberá tener, además, la consideración de entorno rural para las personas en situación de dependencia con Grado I. Todo ello deberá justificarse en el procedimiento, así como la imposibilidad de otra forma de atención.

Sin embargo, el apartado más polémico se encuentra en que a partir de ahora se permitirá que el cuidador no profesional tenga un trabajo además de la dedicación a los cuidados del dependiente.

El articulo que se encuentra en vigencia expone claramente que será requisito «no trabajar a dedicación completa ni desempeñar actividad laboral como autónomo, ni percibir prestación por desempleo, siendo compatible sólo cuando el cuidador trabaje como máximo cuatro horas diarias, realice una actividad laboral remunerada como fijo-discontinuo siempre que garantice la adecuada atención de la persona dependiente, o perciba subsidio familiar».

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter