Actualidad

Se inaugura en Valencia la primera incubadora de empresas ‘fintech’

Está ubicada en la Base 2 de la Marina de Valencia

Bankia ha inaugurado este jueves en Valencia la primera incubadora y aceleradora de fintech de España, Bankia Fintech by Innsomnia, que está ubicada en la Base 2 de la Marina de Valencia (antigua sede del Team Germany) y que en su primera promoción cuenta con 14 start-up participantes. El presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, ha aprovechado la ocasión para anunciar que próximamente se realizará una convocatoria para atraer a empresas internacionales.

“Es tal el convencimiento de que este proyecto es el camino correcto que quiero anunciar que abriremos futuras convocatorias a empresas internacionales, puesto que una de las características del cambio que se está produciendo en la sociedad es su carácter global”, ha anticipado Goirigolzarri en un acto en el que han intervenido el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó.

El presidente de Bankia ha explicado que la elección de Valencia como sede de este proyecto “no se ha debido exclusivamente al hecho de que el pasado, presente y futuro de Bankia y esta comunidad estén íntimamente ligados, sino a que Valencia ofrece, objetivamente, las mejores condiciones posibles para que el talento y el emprendimiento se desarrollen de una forma extraordinaria”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter