Valencia

La tertulia

Miguel Ortiz / Pedro Hermosilla / Manuel Huerta

Espacio de análisis y comentarios post-encuentro de los partidos del Valencia en el que puede participar cualquier aficionado que lo desee, enviando su post a info@informavalencia.com durante las 24 horas siguientes a la finalización de la jornada o dejando su comentario en esta misma página

Miguel Ortiz.- Lo mejor: Desierto. El Valencia estuvo irreconocible contra el Deportivo en Riazor en comparación con el encuentro disputado hace poco más de una semana contra el Barcelona en Mestalla.

Lo peor: El partido en líneas generales. El cuadro blanquinegro estuvo desaparecido, le faltó fuelle. Tuvo oportunidades muy claras en la primera parte para haberse ido al descanso con algún gol en el marcador pero Rodrigo Moreno, que es letal en el desmarque, sigue fallando en la definición. El futbolista hispano brasileño no puede errar en los uno contra uno que tuvo contra Tyton. Falta pegada arriba. Abdennour no es lateral izquierdo, no sirve de central y en el feudo blanquiazul le tocó incluso la más fea, taponar la banda. Lógicamente, el Deportivo buscó durante todo el encuentro las cosquillas al futbolista tunecino que sufrió mucho. Y el gol del conjunto de Garitano es una falta de concentración terrible.

Un centro lateral y que Emre entre en el área como ‘Pedro por su casa’ rematando a placer. Garay y Mangala estuvieron dormidos y el doble pivote formado por Enzo Pérez y Mario Suárez tampoco estuvo a su mejor nivel. El Valencia sigue sin mantener la portería a cero, llevamos así desde abril y en esta línea no vamos a ninguna parte. El club sigue a seis puntos de los puestos de Europa League y los que dan acceso a la Liga de Campeones ya se le han ido a once. Hay que empezar a sumar ya de tres en tres si no queremos vivir otra temporada en las tinieblas de la clasificación.

El entrenador: Cesare Prandelli no estuvo acertado en Riazor. El técnico italiano colocó a Abdennour como lateral izquierdo y se equivocó. Nada más comenzar la segunda parte reaccionó con el cambio de Munir por el ‘23’. Entonces situó a Montoya en la banda zurda y retrasó a Cancelo a la diestra. El entrenador transalpino ya realizó esta prueba durante la semana en la ciudad deportiva de Paterna y, sorprendentemente no la aplicó a la hora de la verdad cuando hubiera sido lo más lógico. Ya son tres partidos al frente del banquillo, en Gijon y en Mestalla contra el Barça, las sensaciones fueron muy positivas, tras el choque en Coruña regresa el pesimismo a las caras de futbolistas y aficionados.

Pedro Hermosilla.- UN VALENCIA DE HALLOWEN (QUE DA MIEDO). Para mi amiga Lola que está pasando por momentos chungos por mis jaenes del alma.

No lo digo por los calzones color calabaza de la equipación ché- muy de estas fechas-, sino porque de 30 puntos posibles, un equipo que debería ser puntero, lleva un tercio: 10. Si las matemáticas no me fallan a ese ritmo endiablado- también muy de estas fechas- el VCF acabaría con la friolera de 34 puntazos, es decir, al hoyo. Llantos y quebrantos, rechinar de dientes, plañideras orientales golpeándose el pecho por la avenida de Suecia….etc , etc, etc.

Así son las cosas, no dirán que no se les ha avisado. Todavía hay gente con buena fe que mira hacia arriba de la clasificación argumentando una distancia de seis puntos con la tierra prometida europea, ignorando que a sólo un punto se encuentra el acantilado que te lleva directamente a las rocas escarpadas de la Segunda (un, dos tres: repita otra vez). Craso error pequeños saltamontes. Hay que empezar a mirar de una puñetera vez al Alavés, Leganés, Deportivo, Sporting, Osasuna y Granada. Hay que empezar a dejar por una maldita vez la portería a cero lo que, aunque no es mucho, te asegura un puntito por partido. Diecinueve chufos en contra son demasiados contando con que tres de los cuatro defensas son fichajes que venían a arreglar ese coladero, y encima te la clava el equipo menos goleador de la competición: el Depor lleva 7, que siguiendo con las mates, lleva a la friolera de 0,7 goles por partido, oyes.

La ventaja que tiene esto para el divertimento- en realidad no debería tratarse de otra cosa- es que los valencianistas, en la jornada once, ya van a jugar en la mitad de los campos de España. Por ejemplo, la semana que viene en Málaga, en Granada, en Pamplona, en Madrid y en Vigo.
¿Quién da más? ¡Hagan juego, ñores y ñoras!

Ps: Espero que llegue en este frío invierno el organizador que la saque y el delantero que las enchufe porque Rodrigo, meterlas las mete, pero sólo la puntita, que no tocan ni red. Killing me softly with his goals.

Manuel Huerta.- Pues sí, señor Ortiz, una gran decepción, una más. El Valencia de Riazor ha sido una vuelta a la triste realidad. La realidad de un equipo hecho a base de retales, con muy poquita calidad técnica individual y en el que no ha exisitido el concepto equipo. Y eso es lo que vende Prandelli, ser ante todo un equipo, el «equilibrio». Pues no ha sido así en su tercer partido en el banquillo valencianista, sin duda, el peor de los tres que ha dirigido.

Fallona la defensa por dónde más nos duele -Garay sobre todo-, el Depor pudo hacernos tres en los primeros minutos, con remates desde cerca en situaciones de peligro generadas siempre por la banda de Abdennour. El equipo tardó en parar al rival y cuando pudimos adelantarnos falló Rodrigo de forma estrepitosa. «Otro» que yo me sé no hubiera marrado. Se perdió el sitio en muchas ocasiones, se perdieron balones tontos por falta de apoyos y llegó el gol del turco del Depor.

Y en la segunda mitad más de lo mismo, aunque con los gallegos más cansados, el bodrio futbolístico fue en aumento. Muy decepcionante. Para mí, hoy por hoy, Europa es una auténtica quimera. Hay que trabajar mucho todavía y sobre todo, justificar que Garay y Mangala son lo que nos han vendido que son, porque en Riazor han tenido una presencia repleta de errores, de marcaje, en la entrega, en los relevos y en balones por alto. Y por ahí debe empezar el trabajo. Con todo respeto, el Coruña no te puede hacer cuatro o cinco ocasiones claras de gol. Así vamos mal.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario