Cultura

La brecha, la sangre, la herida

Pedro Hermosilla / MALDITAS, BENDITAS PALABRAS

Como una gota de mi sangre eras:
tan roja, tan brillante, tan salada;
torrente por mis venas escarpadas,
tan vital como el corazón que riegas.

Corazón que riegas… no, que regabas,
pues saltaste de mi cuerpo por la herida:
un fuego artificial de hemoglobina,
como una explosión carmesí saltabas.

Tú te fuiste y me dejaste la herida,
la epidermis de mi alma hecha trizas:
ajada, hecha un siete, descosida.

Pasa el tiempo pero no cicatrizas,
Esta brecha no acepta tu partida.
Tu ausencia en mis recuerdos cristaliza.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario