Opinión

La apuesta

Antonio Gil-Terrón

El otro día un descreído, de esos que tan solo cree en aquello que puede manosear, me quiso arrinconar coloquialmente:

– Antonio, si no tuvieses la fe que tienes y tan solo te guiases por la inteligencia y la razón, si tuvieses que apostar sobre la existencia o no de Dios y la supervivencia del espíritu tras la muerte física del cuerpo, ¿no cambiarías de opinión?

– Pues no. Obviamente seguiría apostando por la existencia de Dios y la supervivencia del espíritu sobre la mortal materia, ya que así me lo indica mi inteligencia y la razón, en base a la observación y reflexión de las experiencias personales que he ido teniendo a lo largo de esta vida.

Con el rostro contrariado, me replicó:

– Y si no hubieses tenido ninguna “experiencia” sobre Dios y el Más Allá, ¿seguirías apostando por lo mismo?

– Pues sí; exactamente por lo mismo: Dios existe y el Más Allá también.

– ¿Y eso…? No parece muy inteligente por tu parte…

Cansado ya de darle vueltas al plato, le solté con una sonrisa en la mirada:

– Mira, dicen que el que ríe el último, ríe mejor y con más ganas. Pues bien, tú afirmas que tras la muerte no hay nada, mientras que yo afirmo que sí. En base a la razón pura te digo que si mañana morimos, yo tengo el 50% de posibilidades de reírme de ti; mientras que tú, en ningún caso, podrás reírte de mí. ¡Nunca!

¿Apostamos…? ¡Piénsalo!

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario