Cultura

Alas rotas

Antonio Gil-Terrón Puchades

He llegado a esa edad en que llega un día que comienzas a desandar el camino andado, a la búsqueda de aquella inocencia temprana que el Mundo, zarpazo a zarpazo, poco a poco te robó.

Y te pones en camino, mas todo lo que encuentras son unas viejas alas rotas; aquellas con las que un día, en los albores de la adolescencia, aprendiste a volar.

Y recoges con delicadeza del suelo el único testimonio que te queda de aquellos inexpertos años de inocente locura; del primer beso y el primer adiós. De aquellos tiempos sin tiempo, plagados de caídas y golpes, en un continuo levantarse y volver a empezar.

Y mirando al lejano cielo, rompes a llorar, como si el grito de dolor que ahora se ahoga en tu pecho, fuera suficiente para las alas arreglar.

Y es entonces es cuando te preguntas para qué quieres alas, si ya hace mucho tiempo que olvidaste volar…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter