Deportes

77-81. Valencia Basket pierde en la Eurocopa

Derrota del equipo valenciano contra el Hapoel Jerusalem en la segunda jornada de la compeición europea

 

Valencia Basket tuvo que llegar a un final apretado ante el Hapoel Jerusalem en la segunda jornada de la Eurocopa, pero no le bastó para tumbar al conjunto israelí que le infligió su primera derrota en el torneo.

El equipo valenciano perdía por doce puntos a mitad del tercer cuarto pero la aparición del escolta catalán y del alero centroafricano le dio la intensidad y los puntos que le habían faltado y puso contra las cuerdas al equipo israelí pero en los últimos segundos le faltó el acierto que tuvo Dyson para cerrar el triunfo para su equipo.

Desde el inicio, el Hapoel, comandado por la ex estrella de la NBA Amar’e Stoudemire, mostró un mayor nivel físico que los locales y eso y un par de triples de Peterson y Jerrells le dio las primeras ventajas pese a los intentos de San Emeterio por meter al Valencia en el encuentro.

La entrada de Guillem Vives y Rafa Martínez mejoró algo el pésimo porcentaje de triples de los locales pero el Hapoel se las arregló para mantener el mando del choque, en parte por la frialdad de Jerrells y en parte por el dinamismo de Dyson (-26, m.12).

Cuando el Valencia tuvo a tiro darle la vuelta al marcador no supo cómo hacerlo y sus errores permitieron al conjunto israelí recuperar el paso, coger aire y reestructurar su rotación con Timor como inesperado protagonista. Por eso, el buen final de primera parte de Bojan Dubljevic no fue suficiente para apretar el marcador (36-41, m.20).

La entrada en el partido de Sam Van Rossom, inédito en la primera parte, tampoco consiguió acabar de dar consistencia al juego de los locales y con Jerrells de ejecutor el equipos israelí estuvo a punto de romper el partido (42-54, m. 24).

Pero una técnica a Stoudemire y la aparición de Rafa Martínez, que anotó doce puntos en el tercer cuarto, y de Sato le cambió la cara al Valencia y le hizo mucho más incisivo en ambas canastas. Jerrells tuvo que multiplicarse para sostener al Hapoel pero el choque ya se había igualado (56-56, m. 28).

Las dudas del equipo hebreo se multiplicaron y el Valencia logró por fin ponerse por delante en el marcador. Aún así, el Hapoel sobrevivió a base de canastas con tiros libres adicionales y el choque se vio abocado a un final apretado.

Un triple de Diot y un robo de balón de Sato dio al Valencia la iniciativa pero un canastón de Dyson dio vida al Hapoel y en el tramo final ni el base francés ni Rafa Martínez acertaron con los tiros que podrían haber supuesto al menos la prórroga.

Datos del partido.-

Valencia Basket (16+20+22+19): Diot (5), Sastre (-), San Emeterio (10), Thomas (4), Dubljevic (15) -cinco titular- Jankovic (2), Vives (5), Rafa Martínez (22), Oriola (4), Van Rossom (3), Sato (5) y Sikma (2).

Hapoel Jerusalem (20+21+20+20): Jerrells (18), Timor (9), Kinsey (9), Peterson (6), Stoudemire (10) -cinco titular- Dyson (17), Eliyahu (8), Halperin (1) y Jones (3).

Árbitros: Koromilas (GRE), Vojinovic (SER) y Mitrovski (MKD). Sin eliminados.

Partido correspondiente a la segunda jornada de la fase inicial de la Eurocopa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 7.900 espectadores. Valencia Basket se sumó con diversas iniciativas como unas camisetas de calentamiento rosa a la celebración del ‘día Internacional de lucha contra el cáncer de mama’.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter