Cultura

El Rialto estrena la nueva producción de La Pavana, ‘Escuela nocturna’, de Harold Pinter

Es la nueva producción de la compañía tras el éxito de ‘El crimen de la hermana Bel’, nominada en tres categorías de los Premios Max 2015 / Estará en cartel del 19 al 30 de octubre

El Teatro Rialto estrena este miércoles, 19 de octubre, la nueva producción de La Pavana, «Escuela nocturna», un texto temprano del premio Nobel 2005 Harold Pinter, con versión y dirección de Rafael Calatayud e interpretado por Juli Disla, Empar Ferrer, Eva Zapico, Mamen García, Bruno Tamarit, Toni Misó, y la colaboración especial de Patricia Pardo.

La obra «Escuela nocturna» fue escrita originalmente para radio y televisión y en su estructura encontramos elementos cinematográficos como la elipsis y la principal característica del teatro de Pinter: el uso dramático de la pausa.

La función pertenece al periodo de Pinter llamado «Comedias de amenaza», estilo que desarrolló desde «La habitación» y que abarcó toda la década de los sesenta. Aunque es una obra temprana y poco conocida, anidan en «Escuela nocturna» todos los temas que el autor desarrollaría hasta su última escritura. Pinter afirmaba que sus obras «eran realistas, pero no eran realistas»; esta ambigüedad de sentido es la que recorre la obra del Rialto, en la que nada es lo que parece ser.

La obra comienza cuando Walter, un delincuente fracasado, vuelve de la cárcel a la casa de sus tías Annie y Emilia a buscar ‘sus cositas’ y encuentra su habitación ocupada por una inquilina que trabaja de maestra. Al menos eso dice ella.

Esta es posiblemente una de las obras de Pinter en las que la comedia está más presente, los diálogos son ágiles y fluidos sin renunciar a los aspectos oscuros del alma humana que el autor retrata en sus obras. Los personajes mienten para sobrevivir o para tener poder sobre el otro. Mienten porque se sienten en peligro o disfrutan mintiendo y viendo el efecto que en el otro produce esa mentira.

La obra teatral y cinematográfica de Harold Pinter siempre fue expresión de su pensamiento político. Aunque en su obra intentó sintetizar el teatro del absurdo de Beckett y Ionesco con el de los «iracundos» ingleses, mantuvo sus ideas contestatarias sin claudicar en toda su vida. Es autor de una obra dramática profunda, a veces virulenta y obsesiva que modificó parámetros de la puesta en escena. Fue un pragmático que, en ocasiones, se permitió jugar con lo trivial y lo absurdo.  Desmontar las contradicciones que subyacen en las relaciones humanas e indagar en la naturaleza del poder y los peligros del fascismo cotidiano, fueron algunas de sus preocupaciones.

La producción de La Pavana que podremos ver en el Rialto une a tres generaciones de actores bajo la dirección de un director de la experiencia de Rafael Calatayud, con una trayectoria que reúne más de cuarenta trabajos de dirección teatral al frente de una compañía que presenta, con ‘Escuela nocturna’, su producción número treinta y que ha conseguido a lo largo de su andadura más de una treintena de premios por sus trabajos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario