Cultura

Sol maldito y traicionero

Pedro Hermosilla / MALDITAS, BENDITAS PALABRAS

Las crónicas de la mañana
relatan que ya no estabas
cuando un sol maldito y traicionero
lanzó sus rayos contra el suelo
y lo vistió con una sábana de brillo
que calentaba la ausencia
de las huellas de tus pies
por las baldosas de mi pasillo
-que ya te echaban de menos-.

No decían nada
de los restos de tu perfume
en mis pijamas,
ni de la taza de café
helado y a medio beber
que dejaste apoyada en la repisa
a modo de despedida
de la madrugada y su agonía.
Que ya nunca será de los dos…
que ahora sólo será tuya y mía.

Nada de este vacío
que respiro y que me llena
de la misma nada mis pulmones.
Desde que tú te has ido
yo soy un yo
falto de emociones
y de sentido.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter