Opinión

La mujer no es una propiedad privada

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

Estamos en el siglo XXI ¿verdad?. Yo miro el calendario y pone que estamos en 2016, pero en muchos lugares del mundo están en la edad media o peor.

Según un informe de la ONG Save the Children, cada siete segundos una niña menor de quince años contrae matrimonio en algún lugar del mundo. O sea, en lo que se tarda en leer esta columna casi treinta niñas son obligadas a “casarse” con alguien que seguro que no es un niño, aunque el que fuera un niño tampoco sería un consuelo.

Es una situación dramática ya que supone, para las niñas, un peor desarrollo físico, psicológico y social. Básicamente les arruinan la vida desde la niñez. Andrés Conde, director general de Save the Children expone que “el matrimonio infantil pone en marcha un ciclo de marginación que niega a las niñas sus derechos más básicos, como la educación o la propia libertad”.

Los países donde más casos se dan son, obviamente, de los más pobres y con menor cultura del mundo, Somalia, Chad, Mali, Níger o República Centroafricana.

En otra columna, en este mismo medio, ya deje escrito que, a mi entender, los avances sociales van estrechamente unidos a la educación y a la cultura. Por lo que todas estas aberraciones se producen en los países menos desarrollados. Donde la mujer es considerada una propiedad del hombre, padre o marido. Y pueden disponer de ellas a su antojo porque son suyas.

Y entran en un bucle en el que el padre también venderá a su hija, con quince años, y a saber qué hará con su mujer cuando no le sirva. Lo mismo que pueden hacer con una mula o con un perro. Es una propiedad que solo vale cuando se le puede sacar rendimiento, cuando ya no …

Aquí no se llega a esos extremos aunque a algunos les gustaría.

El otro día un indigente, aquí en Valencia, que demostró mucha mayor altura moral que muchos que llevan traje y tienen casa, se enfrentó a un hombre que estaba pegando a una mujer en la calle. El sin techo tuvo que ser atendido en el hospital porque se llevó algún que otro golpe, y además amenazas de muerte del agresor.

Pues cuando llegó la policía, la “supuestamente” agredida dijo que no había pasado nada y no puso denuncia alguna. A pesar de que había testigos que sostenían lo contrario.

Si las propias mujeres no son conscientes de ser víctimas o no se atreven por miedo a denunciar, ¿quien lo puede hacer?. ¿La policía no puede denunciar de oficio ante casos claros de violencia de género?, ¿la fiscalía tampoco puede actuar?.

¿Cómo vamos a atajar esta barbaridad?.

La mujer no es una propiedad privada ni una propiedad pública. La mujer no es una propiedad.

#NiUnaMenos
@Rutiguer_JED

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


No limites a tu hijo a tu propio aprendizaje, porque él nació en otra época. (Rabindranath Tagore)

GENERALITAT VALENCIANA

Concienciación Ciudadana

RÓTULOS CARDONA

RÓTULOS CARDONA

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Zaplana recibió casi 10 millones de euros en «mordidas»

ES NOTICIA…  Zaplana recibió casi 10 millones de euros en «mordidas»


La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil ha detenido este martes al exministro de Trabajo Eduardo Zaplana en su casa de Valencia acusado de blanqueo de capitales, cohecho, prevaricación, fraude y delito fiscal. La operación de la Fiscalía Anticorrupción que lleva el juzgado número 8 de Valencia investiga las adjudicaciones de las ITV concedidas en 1997 a una UTE de empresas y la concesión de parques eólicos a Sedesa, la constructora de la familia Cotino. Entonces Zaplana era presidente de la Comunidad Valenciana (entre 1995 y 2002).
Son los dos principales bloques de adjudicaciones públicas investigados, pero habría otros. A cambio de estas concesiones, el entonces presidente valenciano habría cobrado comisiones de casi 10 millones de euros, según las fuentes consultadas por ABC.
abc.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter