Valencia

El mosquito tigre ha venido para quedarse

Instalado en la Comunidad Valenciana y Murcia, la plaga se extiende hacia el interior de la península

“Con la actual legislación que prohíbe las fumigaciones, tenemos que acostumbrarnos a vivir durante muchos años con su presencia”, explicaba a este diario un experto de la empresa que atiende las reclamaciones que hacen los vecinos de la urbanización La Cañada al Ayuntamiento de Paterna.

“Hemos peinado toda la zona, hemos limpiado todo lo que hemos visto, imbornales, pequeñas charcas, etc, pero las larvas están en el interior de los chalés y así va a ser imposible poder con ellos”. El enemigo público número uno de los vecinos de La Cañada se reproduce en los maceteros, en los vierteaguas de los jardines, en cualquier sitio que exista un poco de agua, aunque no en las piscinas tratadas con cloro, comenta el trabajador medioambiental.

Entonces, ¿que podemos hacer?. “Limpiar bien los maceteros, tenerlos siempre bien secos y unas gotitas de lejía en las canales y viertegauas de los jardines y…, paciencia. Es la única solución”. ¿Y con unas lluvias fuertes y prolongadas no se acabará con ellos? “Peor, porque tendrán más agua para reproducirse las larvas”, comenta el experto. Pues nada, primero los mosquitos, las abejas, las avispas y las moscas, faltaría más.

Lo cierto es que el mosquito tigre avanza hacia el interior de España tras haberse instalado ya en todas las provincias de la costa mediterránea, según los científicos que hacen su seguimiento, que han constatado que el insecto invasor también ha llegado a Cádiz, Lleida y Huesca y a Menorca y Formentera.

Investigadores de distintas instituciones españolas liderados por la Universidad de Murcia, en colaboración con la plataforma de ciencia ciudadana Mosquito Alert del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) y del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) han publicado el mapa que dibuja la distribución conocida del mosquito tigre hasta 2015. Algunos de estos hallazgos han servido para comprobar que el mosquito se está expandiendo en los lugares que ya estaba el año anterior, como el caso de Murcia y la provincia de Valencia.

Tras inspeccionar más de 200 localidades y confirmar la presencia de mosquito tigre en 70 nuevos municipios de Cádiz, Lleida, Huesca y de las islas de Menorca y Formentera, el estudio pone de manifiesto que el insecto invasor ya completa todo el arco mediterráneo español y además avanza hacia el interior.

Los investigadores han publicado el estudio, con el mapa de la distribución actual del mosquito tigre en España, en la revista a “Acta Tropica”.

“Hemos comprobado que el mosquito tigre sigue establecido en los lugares donde ya estaba en años anteriores, sobre todo la zona costera, y que ha colonizando nuevos territorios”, ha explicado el profesor de Zoología y Antropología Física de la Universidad de Murcia Francisco Collantes.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón presenta la campàña contra el mosquito tigre
La consellera de Sanidad, Carmen Montón presenta la campàña contra el mosquito tigre

Parte de las inspecciones se han basado en los avisos hechos por la ciudadanía con la aplicación Mosquito Alert. “En este estudio se reconoce la contribución a la ciencia por parte de los miles de participantes de esta plataforma”, ha remarcado Aitana Oltra, coordinadora de Mosquito Alert.

En 2015, la plataforma Mosquito Alert que coordinan el CREAF y el CEAB-CSIC publicó en su mapa (www.mosquitoalert.com) más de 1.700 observaciones confirmadas de mosquito tigre hechas por ciudadanos.

Durante 2015, gracias al Plan Estatal de investigación promovido por el Ministerio de Economía y Competitividad, el equipo de científicos inspeccionó 237 municipios y detectó la presencia de mosquito tigre en 112 de ellos.

En otros casos, como en el País Vasco, el estudio ha confirmado el asentamiento del mosquito tigre.

Según Collantes, el mosquito tigre avanza tan rápido debido a la actividad humana y los medios de transporte, aunque también lo atribuye a un efecto ‘bola de nieve’.

“Al haber cada vez más área ocupada es más posible que haya más desplazamientos artificiales y que se acelere el proceso de colonización”, ha señalado.

Según los investigadores, uno de los hallazgos más inesperados fue el de la ciudad de Huesca, donde los inviernos son muy fríos.

Tras recibir un aviso de un ciudadano mediante la aplicación Mosquito Alert, los científicos se desplazaron a la zona y lo comprobaron mediante trampas.

No obstante, “habrá que esperar a las inspecciones del año siguiente para confirmar si el mosquito tigre se ha establecido o si sólo fue un caso eventual”, ha explicado con prudencia la investigadora Sarah Delacour, de la Universidad de Zaragoza.

Algo parecido sucedió en la provincia de Lleida, cuando en 2008 se detectó el insecto invasor en un almacén de neumáticos del municipio de Maials.

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter