Valencia

¿Duermes con el móvil encima de la mesilla de noche?

Los estudios relacionan una prolongada exposición a radiaciones diversas con el agotamiento de los sistemas de autorregulación de los humanos

Existen personas muy sensibles a la sobreexposición de radiaciones que están comenzando a aparecer en un entorno saturado por, entre otras cosas, los router Wifi y la telefonía móvil. 

Las radiaciones no son percibidas por los sentidos. No se pueden tocar, no se ven, no huelen y no se sienten, por lo que no hay que esperar ningún tipo de manifestación externa. Las radiaciones naturales proceden de la actividad geofísica en la corteza terrestre, mientras que las artificiales pueden proceder de las antenas y aparatos de telefonía móvil, los dispositivos inalámbricos de tipo Wifi, los transformadores de los electrodomésticos o el alumbrado urbano, entre otros lugares.

Numerosos estudios relacionan una prolongada exposición a radiaciones diversas con el agotamiento de los sistemas de autorregulación de los seres vivos. Entre los síntomas más comunes en una primera fase se encuentra la dificultad para conciliar el sueño o dolores de cabeza. Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció el año pasado que los teléfonos móviles pueden causar cáncer sembró todavía más incertidumbre sobre los peligros de los campos electromagnéticos.  Entonces la OMS constató que en algunos ensayos hubo un aumento de gliomas (un tipo de tumor cerebral muy poco frecuente) que se “puede atribuir” al uso de estos aparatos, y que “hay que seguir investigando”.

Estamos ante una amenaza invisible pero que se hace necesaria en la vida diaría de los seres vivos. ¿Quién es capaz de vivir sin teléfono móvil o algo tan esencial como una red inalámbrica? Sin duda, la alarma está creada.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter