Actualidad

El Beach Club de la Marina Real pretende seguir poniendo música

Pese a la prohibición del Ayuntamiento de Valencia después de superar los decibelios permitidos

Estaba llamado a convertirse en el proyecto estrella de ocio de la Marina pero, transcurridos apenas unos meses de su inauguración, el Ayuntamiento de Valencia ha dado la puntilla al Marina Beach Club, un establecimiento ubicado a caballo entre la playa del Cabanyal y la zona portuaria de uso urbano. Una resolución de la Concejalía de Actividades ordenó ayer el cese de la utilización «de cualquier equipo de reproducción musical o amplificación sonora ubicadas en el exterior de la actividad». La medida se aprobó ayer en la junta de Gobierno del consistorio después de que los técnicos municipales ratificaran que se habían superado los límites máximos de emisión acústica permitidos en la ciudad para este tipo de locales.

Los funcionarios acudieron al recinto después de la denuncia de un particular y confirmaron que los decibelios emitidos desde la instalación alcanzaban los 92 decibelios, 15 más de los autorizados por las ordenanzas municipales. Además, subrayaron que existía una discrepancia entre «las instalaciones de reproducción musical existentes» y las que se apuntaban en el estudio acústico con el que el local consiguió la licencia. Ante esta situación, la delegación de Actividades emitió una resolución por la que se ordenaba el cese «inmediato» de cualquier emisión musical en el recinto.

La decisión municipal fue comunicada personalmente al menos a uno de los propietarios del recinto a primera hora de la tarde. No obstante, uno de los dueños del Beach Club, Antonio Calero, explicó que la música no dejará de sonar en el establecimiento pese a la orden emitida por el consistorio. Calero insistió en que reducirá los niveles de emisión a los reclamados por el consistorio mientras recurre su decisión.

No obstante, la orden municipal no se maneja en los mismos términos. De hecho, especifica: «la orden de cese extiende su vigencia desde el día de la notificación (ayer) hasta que se deje sin efecto, previa comprobación por los técnicos municipales del correcto funcionamiento de los diferentes registradores limitadores de sonido, de la amenización musical y sus elementos conforme a la autorización». Finalmente, el escrito de Actividades advierte a los propietarios de que si no se da cumplimiento a la orden, «se procederá de inmediato y sin previo aviso al precintaje de las instalaciones de reproducción musical».

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter