Atribuido a Tennessee Williams

Vicente Torres

Se trata de la siguiente frase: «Creo que el odio es un sentimiento que sólo puede existir en ausencia de toda inteligencia».

En principio, parece cierta, dado que todo el entramado moral y ético de la humanidad tiene su asiento en el instinto de supervivencia como especie y el odio atenta claramente contra él, no parece muy inteligente.

Sin embargo, la experiencia demuestra que hay personas muy inteligentes y otras que no lo son tanto que usan su talento para hacer el mal, incluso a quienes no les han hecho nada, ni tampoco se les ve intención de hacérselo. ¿De dónde surge el mal?, me preguntó cierta persona que suele presentarse como creyente, cosa que le permite sentirse superior a los demás, y que luego pude comprobar que en realidad su padre es Satanás. Hay mucha gente tratando de demostrar la existencia de Dios (también la inexistencia). Sería curioso que quizá la prueba sea la existencia de Satanás. Porque es evidente que a lo largo de los tiempos se viene metiendo en la cama de muchas mujeres y luego salen los monstruos que nos amargan la vida.

El mal no existe entre los animales, que se limitan a obedecer su instinto. En cambio, el ser humano lo desobedece y si lo hace es porque se rebela contra su propia naturaleza.

La persistencia del pueblo judío, que no reconoce a Jesucristo, podría servir como prueba de la existencia de Dios. ¿Cómo es posible que perviva durante tantos siglos habiendo sufrido tantas persecuciones de todo tipo?

Pero la cuestión es el odio, contrario a toda inteligencia y que, además, envenena a quien lo siente y, sin embargo, ahí está, campando por sus respetos entre la humanidad.

Hay incluso partidos políticos que viven de fomentar el odio, cosa que consiguen fácilmente y les proporciona pingües dividendos. Votarlos es una torpeza.

Be the first to comment on "Atribuido a Tennessee Williams"

Leave a comment

Your email address will not be published.