El juicio de los necios

Antonio Gil-Terrón

Decimos; opinamos; juzgamos; sentenciamos ex cátedra…; nos erigimos en jueces de la conducta de los demás, y no tan solo de lo que hace, sino -en un alarde de adivinos de feria- de por qué lo hace. Como si fuésemos diocesillos capaces de penetrar en el pensamiento ajeno.

Pero lo peor del caso es que lo hacemos con tanto entusiasmo que no tenemos tiempo de mirarnos en el espejo para darnos cuenta que -la mayoría de veces- lo que vemos en los demás no es más que una proyección artificial de nuestros propios defectos y carencias morales.

Cada vez que tengo cerca a un puritano dando lecciones de ética y moral, instintivamente me echo mano a la cartera, mientras mi trasero busca una pared sólida que salvaguarde su honra.

Siempre es tarde para no cambiar, nunca para cambiar.

Se el primero en comentar on "El juicio de los necios"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*