Valencia

San Mamés es el marco ideal para devolver la confianza a los aficionados

Atheltic y Valencia, dos históricos, coinciden en un momento de muchas dudas y credibilidad en sus estructuras deportivas (domingo 18, 16:15 horas, San Mamés)

Manuel Huerta.- El marco y el rival son idóneos para que los aficionados y seguidores del Valencia recuperasen la fe en su equipo y mantuvieran la poca esperanza que se tiene en la ciudad por el proyecto de Peter Lim. Ganar en San Mamés -y no de cualquier manera, cómo dice Ayestarán- y al Athletic de Valverde, no debería ser una quimera en las condiciones habituales en las que los dos clubes se han enfrentado en competición oficial a lo largo de la historia.

Sin embargo, lejos de la tradición, este Valencia de Lim no deja de ser siempre una incógnita en cada jornada. Capaz de jugar a un gran nivel ante la Fiorentina en el Trofeo Naranja y ganar, y de hacer el ridículo ante Las Palmas y Eibar en las dos primera jornadas y perder, o de mostrar una vez más su no resuelta endeblez defensiva ante el Real Betis y volver a perder.

No hace mucho, el Athletic y el Valencia eran dos iguales con similares objetivos: jugar en Europa. Ahora no. En la actualidad, cuando Las Palmas, Eibar y Betis te han tocado la cara -y de que forma-, cuando tus argumentos técnicos son tan pobres como lo demostrado hasta el momento y cuando además, te permites el lujo de estar a la greña con el grupo de animación que convierte Mestalla la mayoría de las veces y cuando más falta le hace al equipo en una caldera a presión, en base a contentar al mismo que te hace jugar a 38 grados al sol, ahora digo, vencer en La Catedral jugando bien además, sería un huracán de frescura e ilusión.

Sin Garay

Y mientras, Ayestarán se encuentra con más problemas defensivos. Ezequiel Garay y Aymen Abdennour y el guardameta Mathew Ryan no estarán en el encuentro por lesión, así como tampoco Enzo Pérez, sancionado, tras ser expulsado la pasada jornada ante “Su Majestad” el Betis.

El futbolista argentino sufrió ayer una lesión muscular de grado 1 por estiramiento en el bíceps femoral de su pierna derecha que le mantendrá fuera de los terrenos de juego durante las próximas dos o tres semanas. Una baja muy sensible la del flamante fichaje y “deseado” internacional albiceleste.

A la ausencia de Garay se une la de Abdennour, que llegó lesionado de jugar con la selección de Túnez, por lo que Ayestarán cuenta con Aderllan Santos y Mangala como únicos defensas centrales disponibles.parejo-athletic

Tampoco estará en condiciones de jugar el meta australiano Mathew Ryan que este sábado no se ha ejercitado con el resto de sus compañeros. Después de perder la titularidad a favor de Diego Alves, el portero sufre un nuevo varapalo al lesionarse en la rodilla. Su sustituto en la citación será Jaume Doménech, renovado ayer hasta el año 2022.

La lista de convocados la integran Diego Alves, Jaume, Cancelo, Montoya, Santos, Mangala, Gayà, Siqueira, Mario Suárez, Medrán, Parejo, Soler, Fede, Bakkali, Rodrigo, Nani, Santi Mina y Munir.

Ayestarán

El entrenador del Valencia, Pako Ayestarán, aseguró durante la rueda de prensa que no piensa cambiar el estilo de juego a pesar de los malos resultados y que mantendrá su idea frente al Athletic Club. Una idea de la que afirmaba convencido hace no demasiado que “iba a divertir” a todos.

“No me veo cambiando el estilo de juego porque no lo iba a sentir”, indicó el técnico que comentó que siente el respaldo de la plantilla para seguir trabajando en la misma línea y alcanzar los resultados esperados de inmediato.

“El estilo de juego es algo que tienes que sentir. Tener convicción. Para mí ganar es importante pero no de cualquier forma. El equipo lo siente así. Debemos tratar de hacerlo mejor”, dijo el técnico vasco.

Asimismo, el entrenador destacó que los futbolistas están “convencidos y frustrados porque no ha habido el premio esperado”. “Les veo muy intensos, comprometidos y queriendo que esto salga bien. Pero los resultados son los que dan y quitan razones”, aseveró.

Y sobre la baja de Garay, Ayestarán cree que  “es un contratiempo de un jugador que acaba de llegar y necesita adaptarse. A partir de ahí, tengo total confianza en los jugadores que van a salir”, y mostró su confianza en Aderllan Santos, que sustituirá al central argentino: “Santos está entrenando bien y tengo total confianza en que va a hacer un gran partido”, señaló.

Sobre su continuidad en el banquillo del Valencia, el técnico tiró de tópico: “Es la realidad. Sabemos cómo funciona el mundo del fútbol, pero no pierdo un minuto en eso. Trato de priorizar en los aspectos que puedo controlar. El objetivo es ganar y después analizar las cosas que hemos hecho”, opinó.

Sobre el partido ante el Athletic, el entrenador avisó: “El Athletic tiene muchas fortalezas. Es un club con una filosofía clara y un cuerpo técnico que ha conseguido resultados con una gran trayectoria. Jugadores que sienten lo que es el club. Una afición que sabe que estará ahí y nos lo pondrá muy difícil”.

“Lo que tenemos que hacer es controlar la ansiedad, estamos en ello. Los resultados han generado  incredulidad y hay que revertir la situación de inmediato. Hay que tener más calma y madurar los partidos porque en cualquier momento pueden caer de nuestro lado”, finalizó Pako Ayestarán..

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter