Cultura

Grandeza en la derrota

Antonio Gil-Terrón

No hay humillación ni derrota en dejarse vencer por un niño; pero tan poco significa que nos burlemos de él; simplemente lo hacemos por amor y para que cobre confianza en sí mismo.

Tampoco hay humillación, derrota, o burla, en dejarse vencer -física o intelectualmente- por un adulto que necesita una inyección de autoestima; cinco minutos de gloria.

Escayolados aparte, tan solo un acomplejado, un soberbio henchido de vanidad poco justificada, no se inclina -o se pone en cuclillas- cuando está delante de un niño… o de un hermano desamparado.

No hay mayor grandeza que la de aquel que por amor se hace pequeño…; la de aquel que por amor al desvalido, se desarma.

Ese es el ideal. Un ideal que más veces de las deseables acaba trastocándose en un poco evangélico pescozón, como justiciero premio a la cortedad e incomprensión de los sempiternos tocapelotas que confunden bondad con debilidad.

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter