Cultura

Grandeza en la derrota

Antonio Gil-Terrón

No hay humillación ni derrota en dejarse vencer por un niño; pero tan poco significa que nos burlemos de él; simplemente lo hacemos por amor y para que cobre confianza en sí mismo.

Tampoco hay humillación, derrota, o burla, en dejarse vencer -física o intelectualmente- por un adulto que necesita una inyección de autoestima; cinco minutos de gloria.

Escayolados aparte, tan solo un acomplejado, un soberbio henchido de vanidad poco justificada, no se inclina -o se pone en cuclillas- cuando está delante de un niño… o de un hermano desamparado.

No hay mayor grandeza que la de aquel que por amor se hace pequeño…; la de aquel que por amor al desvalido, se desarma.

Ese es el ideal. Un ideal que más veces de las deseables acaba trastocándose en un poco evangélico pescozón, como justiciero premio a la cortedad e incomprensión de los sempiternos tocapelotas que confunden bondad con debilidad.

 

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter