Entretenimiento

El hinojo, la planta del fuego sagrado

Prometeo, la magia del hinojo y las fiestas tradicionales

Adela Ferrer / Astróloga

Prometeo, el mítico titán creador y amigo de los seres humanos, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses, escondió el fuego del Olimpo en un hachón de tallos de hinojo, -que arde muy lentamente y es muy apropiados para este uso- y así lo llevó a la Tierra y lo entregó a la humanidad, enseñándole el secreto de su manejo.

Por ese motivo, en la antigua Grecia se usaban antorchas de tallos de hinojo para llevar el nuevo fuego sagrado desde un horno central a los hogares privados tras la ceremonia anual de celebración del nuevo año.

Más tarde, lo convirtieron en símbolo de victoria desde que su triunfo frente a los persas en Maratón se produjera sobre un campo de hinojos. Las ramas de hinojo entrelazadas coronaban a los guerreros vencedores en las grandes ceremonias.adela hinojo.jpg2

En la mitología, el hinojo era un alimento de dioses que propiciaba el conocimiento en quien lo comía. En Roma se echaban ramos de hinojo por el lugar donde había de pasar la comitiva de las bodas. Durante la Edad Media, los magos aconsejaban echar un puñado de hinojo a las llamas como profilaxis para alejar a los demonios. Formaba parte de las nueve hierbas mágicas que podían oponerse tanto al dolor, como a una lengua acerada.

Su poder era tan grande que campesinos y señores colgaban un ramo de hinojo sobre la entrada de sus casas para preservar la casa de las maldiciones de hechiceros.

Es una planta muy eficaz contra las brujas malas y se dice que el día de san Gil, las brujas buenas, armadas con varas de hinojo, luchan contra las brujas malas, para proteger las buenas cosechas y garantizar abundante vendimia.

Quizá con esta última finalidad, el primer día de septiembre los más jóvenes del pueblo valenciano de Enguera, llevan a bendecir enormes manojos de hinojo, una fiesta secular que este año se celebrará los días 2, 3 y 4 de septiembre y que bien merece una visita.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter