Deportes

Gesink gana la etapa reina con final en el Aubisque

Quintana y Froome entran juntos en meta a 1’07” del ganador / Alberto Contador, a 2’07’ / Valverde pierde más de 10 minutos y Simon Yates es tercero en la General

Espectacular jornada de ciclismo la que han protagonizado hoy los corredores en la décimocuarta etapa de la Vuelta Ciclista a España. Hasta cuatro grupos de unidades se han disputado la victoria de etapa. Al final el más fuerte del pelotón ha sido Robert Gesink (Lotto-Jumbo) que ha ganado con un tiempo de 5:43:24 por delante de Kenny Elissonde (FDJ) Egor Silin (Katusha).

Nairo Quintana ha llegado por delante de Chris Froome  a 1’07” del ganador y más tarde Alberto Contador que ha entrado a 2′ 07″ del ganador . Tras la tregua del viernes, los favoritos se dejaron ver este sábado en una gran ascensión final al Aubisque en la que ha quedado confirmado que tanto Nairo Quintana como Chris Froome tienen piernas para poder pelear el triunfo en la general. Robert Gesink se llevó un triunfo de prestigio que hace justicia con su dilatada carrera como profesional.

Entre los favoritos el más activo fue Quintana que atacó a 4 kilómetros de la meta sin que Froome ni Contador pudieran salir a darle alcance. El cambio de ritmo del colombiano hizo sus estragos y la diferencia que perseguía se iba haciéndose cada vez mayor pero poco a poco el británico y el madrileño a su rueda, iban neutralizando las diferencias hasta que le dieron alcance. Los tres quedaban solos a expensas de que alguno de ellos lanzara más ataques.

Simon Yates por su parte, realizó una apuesta muy valiente en la lucha por la general y por la etapa y obtuvo un valioso premio en forma de tiempo recuperado para quedarse muy cerca de las posiciones de podio.

Escapada de 176 kilómetros

Las hostilidades en el pelotón comenzaron pronto. Keukeleire, Villella, Nielsen, Eiking y Van Rensburg cogían unos metros de ventaja. La respuesta del grupo principal llegó mediante un ataque masivo de cuarenta ciclistas para dar lugar a un numerosísimo grupo en cabeza de carrera, con 41 corredores. Entre ellos, Rubén Fernández, Dani Moreno (decimosegundo en la general a 5’38” de Quintana antes de la etapa) y José Joaquín Rojas, quienes permitían a Movistar controlar la carrera.

A pesar del trabajo del Sky en el pelotón, los fugados llegaban con una ventaja de casi cuatro minutos al primer puerto de la jornada, el Col Inharpu. Omar Fraile era el primero en la cima, arrastrando a Elissonde y Geniez para tomar unos segundos de ventaja en el descenso. Sin embargo, el grupo reaccionaba para que el grupo de la fuga volviera a juntarse y mantuviera cinco minutos de ventaja con el pelotón.

Imagen del pelotón durante la decimocuarta etapa con final en el Aubisque / Ag. JL Efe
Imagen del pelotón durante la decimocuarta etapa con final en el Aubisque / Ag. JL Efe

Sky daba un tirón a la serpiente multicolor antes de la subida al Soudet, al pie del cual la cabeza de carrera contaba con cuatro minutos de diferencia. Era en esta ascensión donde llegaba el abandono de uno de los ilustres del pelotón, Philippe Gilbert. Mientras, por delante, Gerrans aumentaba el ritmo para empezar a dejar atrás a varios compañeros de fuga. Omar Fraile, de nuevo, volvía a sumar puntos para el maillot de la montaña mientras Movistar seguía beneficiándose de la presencia de Dani Moreno en la fuga para dejar toda la responsabilidad al Sky.

Por delante, Orica trataba de seleccionar el grupo en la subida al Marie-Blanque. Eso sí, los más fuertes eran Silin (Katusha), Bernard (Trek) y Elissonde (FDJ), que dejaban atrás al resto de escapados. Poco después se les unían De Clercq (Lotto-Soudal), Bennett (LottoNL-Jumbo) y Bakelants (Ag2r).

Pero también por detrás tenía cuentas pendientes Orica: las de la general. Jack Haig se movía para dar lugar a una jugada maestra: un ataque de Simon Yates que, apoyado por Haig, dejaba atrás al resto de favoritos. No había reacción en el pelotón y Gerrans, Keukeleire y Nielsen lo aprovechaban para acompañar a su líder, que quería mirar a las posiciones delanteras de la clasificación.

A falta de 14 kilómetros, con sus compañeros al limite de sus fuerzas, Yates daba el empujón definitivo para hacer sangrar todavía más la diferencia con el pelotón. Pero el Aubisque iba a dictar sentencia.

 

Llega el Mari Blanque

En la subida al Marie Blanque Simon Yates (Orica-BikeExchange) atacaba en solitario a 1 kilómetro de coronar el puerto dejando atrás a Haig y ha enlazado en el descenso con sus compañeros Simon Gerrnas y Magnus Cort Nielsen en una gran jugada de equipo. Su ventaja con el pelotón ya es superior al minuto.

La fuga se seleccionó en el descenso al Marie-Blanque, dejando un grupo cabecero formado por Julien Bernard (Trek-Segafredo), Egor Silin (Katusha), Kenny Elissonde (FDJ), Bart De Clercq (Lotto-Soudal), George Bennett (LottoNL-Jumbo) y Jan Bakelants (Ag2r-La Mondiale) con 26 segundos de ventaja con el resto de la fuga.

Quintana no pudo aumentar su ventaja sobre Froome / TDP
Quintana no pudo aumentar su ventaja sobre Froome / TDP

Ciclismo puro en el Aubisque

De medio minuto era la diferencia entre los seis hombres de delante y el resto de la fuga al inicio del Aubisque, a 16 kilómetros del final de la etapa. La batalla por la etapa se unía a la lucha en solitario de Yates y a las amenazas para Quintana que pudieran llegar desde el Sky.

Por delante, Gesink llegaba desde el segundo grupo hasta la cabeza y atacaba a falta de siete kilómetros para el final. Más atrás, Yates mantenía una renta de 1’40” sobre el resto de favoritos de la general. Eso sí, la renta con los hombres de delante bajaba cada vez más: menos de un minuto tenían los líderes sobre Yates a falta de 3 kilómetros.

Pero no era suficiente. A pesar de sus intentos, los ataques en el grupo delantero acababan impidiendo cualquier opción de victoria de etapa para Yates. Robert Gesink atacaba en el último kilómetro para dejar atrás a Elissonde y a Silin y hacerse con la victoria de etapa.

Ataques de Quintana sobre Froome

Era Nairo quien lanzaba el primer aviso a falta de 8 kilómetros para el final, con Valverde sufriendo mucho y dejándose muchos segundos con los mejores. Froome y Contador, por el contrario, respondían. Samuel Sánchez, por su parte, también trataba de coger ventaja con un ataque que no obtenía respuesta. Apoyado por su compañero Ben Hermans, que marchaba por delante, lograba meterle una ventaja de 40” al resto de favoritos.

Con Samuel unos segundos por delante, Quintana decidía poner a prueba a Froome a 4 kilómetros para el final. Pese a que cogía unos segundos de ventaja, Froome sabía dosificarse para imponer un ritmo fuerte y cazar sin problemas al colombiano, llevándose con él a Contador.

El ciclista de Tinkoff  probaba a sus dos rivales a falta de 2,3 kilómetros con duro ataque. Pero Quintana respondía y Alberto acababa quedándose. Quien no cedía era Froome, dispuesto a no arriesgar más de la cuenta. Y, pese al arreón final del líder del Movistar, Froome salvaba la etapa a rueda de su gran rival.

Por detrás, Contador minimizaba las pérdidas para entrar a solo 19 segundos de los dos favoritos a la general. Quien no evitaba la sangría era Valverde, que quedaba totalmente descolgado de las opciones por lograr una posición privilegiada en la general. Se dejaba 9’09” sobre Quintana y Froome. Su objetivo a partir de ahora, más que nunca, será ayudar al colombiano.

La General

1. Nairo Quintana, 2. Chris Froome a 54″, 3. Esteban Chaves a 2’01”, 4. Simon Yates a 2’17”, 5. Leopold Konig a 2’38”, 6. Alberto Contador a 3’28”, 7. Samuel Sánchez a 3’59”, 8. Andrew Talansky a 4’30”, 9. Michele Scarponi a 5’37”, 10. Dani Moreno a 5’52”, 19. Alejandro Valverde a 10’14”

 

print
Comentarios

Buenos días


Una inversión en conocimiento paga el mejor interés. (Benjamin Franklin)

ES NOTICIA… Irán-España: La selección española sufre para ganar con un gol de rebote de Diego Costa

ES NOTICIA… Irán-España: La selección española sufre para ganar con un gol de rebote de Diego Costa

Un tanto de Diego Costa, de fortuna con la rodilla tras despeje del rival, fue el castigo con el que el destino respondió un planteamiento ultra defensivo de Irán (0-1) que se le atragantó a España, que pone luz a su camino en el Mundial de Rusia 2018 y se jugará el liderato de grupo ante una Marruecos ya eliminada.
Una selección para la que estar en un Mundial ya es un éxito, como Irán, tiene dos opciones antes de encarar el duelo ante una de las señalada favoritas. Alejada de la valentía, optó por el camino más rácano, el de afear el fútbol. Buscó instalar la desesperación a una España que encaró un ejercicio de paciencia y sufrió de lo lindo.

superdeporte.es

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter