El valor de un abrazo no es abrazar

Antonio Gil-Terrón

En esta vida llega un momento en que lo vivido supera a lo que resta por llegar. Y es en ese día cuando comienzas a desprenderte de todos los trastos viejos que durante años acumulaste en tu memoria, mientras ordenas con amor el arcón de los recuerdos más hermosos y que al final ese es el único equipaje que te llevarás.

Somos una mezcla entre lo que hemos sido y lo que quisimos ser. Un amasijo desordenado de sueños y recuerdos, iluminado por los flases desacompasados de una Eternidad que amanece repleta de nuevos horizontes por descubrir, de nuevos versos que escribir…; de viejas heridas que restañar, desde la búsqueda del perdón mientras conjugamos el verbo amar…, mientras aprendemos a perdonar y que el valor de un abrazo, no es abrazar.

Se el primero en comentar on "El valor de un abrazo no es abrazar"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*