Entretenimiento

La Luna y su influencia en el control de peso

Del 4 al 14 de septiembre las personas sanas deberían ingerir una dieta flugal

Adela Ferrer / Astróloga

Los tres días del novilunio (este mes el 31 de agosto y el 1 y 2 de septiembre) son los mejores para ayunar o hacer una desintoxicación, ya que esta fase lunar coincide con una reactivación de las actividades metabólicas que queman y eliminan más rápidamente las sustancias superfluas o de desecho.

Los diez o doce días en los que la Luna va aumentando y creciendo en tamaño y luminosidad (este mes del día 4 al 14) todas las personas sanas habrían de ser más parcas en la ingesta de alimentos, puesto que en ese tiempo hay una mayor y mejor absorción de los nutrientes, así como un óptimo almacenamiento y más acumulación de reservas, por eso es el mejor tiempo del mes para hacer más ejercicio físico que nos ayude a quemar grasas.

Los tres días del plenilunio (este mes los días 15,16 y 17) cuando la Luna está más grande y gruesa, son los más “peligrosos” para quienes pretenden evitar el aumento de peso, conviene disminuir no sólo la cantidad de alimentos en cada ración (comer menos que de costumbre), sino también evitar en lo posible las grasas y los azúcares, ya que ése es el tiempo en el que nuestro metabolismo ejerce una función de “almacenaje” de reservas.

Los diez o doce días en los que la Luna mengua, disminuye su tamaño y su luz, (del 18 al 29) son aquellos en los que podemos comer como de costumbre, dieta mediterránea y todo tipo de alimentos (en cantidades moderadas y equilibradamente, claro está), ya que en este tiempo es cuando se absorben menos los nutrientes y se hace menos acopio.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter